La demanda de viviendas para compartir se dispara en Málaga

Málaga es la segunda ciudad del país donde más sube el precio de las habitaciones en alquiler, un 23%, según el portal inmobiliario Idealista

N. T. MÁLAGA.

Ante la subida de los alquileres y la escasez de oferta que aqueja a ciudades como Málaga, el interés que despierta el alquiler de habitaciones se ha disparado un 78% en el último año, pasando de las 33.065.749 búsquedas que se realizaron en los seis primeros meses de 2016 a las 58.900.927 búsquedas del mismo periodo en 2017, según un informe elaborado por el portal inmobiliario Idealista.

Esta tendencia es particularmente intensa en Málaga, tal y como se deduce de la evolución de precios de las habitaciones en alquiler en la ciudad. La ciudad ha protagonizado la segunda mayor subida interanual del país, después de Palma de Mallorca: nada menos que un 23% se han encarecido la opción de compartir piso en el último año en la capital costasoleña, hasta alcanzar los 284 euros de media. A nivel nacional el aumento medio ha sido del 8,4%.

Barcelona es la ciudad con las habitaciones más caras del país, ya que se solicitan 426 euros mensuales por alquilarlas. Le siguen Palma (384 euros mensuales), Madrid (377 euros) y San Sebastián (363 euros). Zamora es, en cambio, la ciudad más económica de entre las analizadas por idealista (143 euros mensuales), seguida por Cáceres (151 euros), Ciudad Real (157) y Badajoz (160 euros). Málaga se sitúa por debajo de la media nacional, que es de 309 euros mensuales, aunque ya está muy cerca de alcanzarla tras la subida del último año.

Según Idealista, el retrato robot de las personas que comparten piso en España cumple los siguientes rasgos: tienen 30 años, viven en el centro de las grandes ciudades, no fuman (aunque son tolerantes con los que sí lo hacen) y ni tienen ni admiten mascota. En Málaga la media de edad es igual a la que rige a nivel nacional. En cambio, en las ciudades del Norte la edad se eleva y en capitales con tradición universitaria como Granada o Salamanca, desciende.

En el 75% de los pisos compartidos conviven ambos sexos, mientras que en el 22% sólo viven mujeres y en el 3% sólo hombres.

Por ciudades, los puntos con mayor oferta de habitaciones en alquiler son Madrid y Barcelona (que acumulan el 34,9% y el 18,6% de todas las que se anuncian en España). Les siguen Valencia, con el 8,4% de los anuncios, Sevilla (4,8%) y Granada (4,8%). A cierta distancia están las ciudades de Salamanca (3,4%), Valladolid (1,8%) y Zaragoza (1,8%).

Según Idealista, Según la mencionada plataforma, la oferta de arrendamientos se ha reducido en la ciudad un 25% en los dos últimos años, de forma que ha pasado de haber 2.780 viviendas activas a 2.093. Es un 'stock' muy escaso para una urbe del tamaño de Málaga. Sobre todo teniendo en cuenta que la población que aspira a vivir de alquiler no deja de crecer abonada por el cambio de mentalidad de los jóvenes, la imposibilidad de muchos trabajadores de acceder a una hipoteca y la llegada de profesionales venidos de otras provincias u otros países. «La demanda se ha disparado y es quince veces superior a la oferta existente en Málaga capital», asevera el director del gabinete de estudios del portal Pisos.com. «Esta proporción no es normal: revela un desequilibrio muy agudo en el mercado cuyo efecto más obvio es la subida de precios», añade.

Incrementos

En efecto, los alquileres se encarecen en la ciudad a ritmos de doble dígito. Entre el verano pasado y éste la subida ha sido del 15% según Idealista, que sitúa el precio del metro cuadrado en 8,9 euros al mes, el más alto de todas las capitales andaluzas. Desde Pisos.com estiman que la subida ha sido algo superior, del 17%, y destacan que la evolución seguirá siendo al alza. El resultado, en la práctica, es que difícilmente se encuentra ya en cualquier zona de la ciudad un piso de dos dormitorios por menos de 600 euros. El precio en la ciudad se sitúa en 1.071 euros, según Pisos.com.

200 euros. Es lo que están subiendo de media los pisos que se quedan sin inquilino y vuelven al mercado, según la experiencia de Rentacasa, una agencia especializada en alquileres que lleva funcionando en Málaga desde 2003. «Un piso de dos dormitorios pasa de 450 euros a superar los 600», explica Inmaculada Vegas, una de las tres socias de esta inmobiliaria. Hay que tener en cuenta que son alquileres que se han pasado «cinco años congelados».

Fotos

Vídeos