Cultura, asignatura pendiente en Marbella

Exposición del Museo del Grabado. / Josele-Lanza -

La gestión municipal durante los dos próximos años será decisiva para la proyección del municipioEl gobierno bipartito afronta una etapa de cambios en esta área que apostará por impulsar el patrimonio de la ciudad y darle vida a los museos

PABLO COLLANTES MARBELLA.

Pese a que el Ayuntamiento de Marbella invirtió en 2017 más de 666.000 euros en concepto de promoción cultural, el impulso en esta área se queda corto ante una ciudad que crece día a día tanto en población como en número de visitantes. Marbella tiene espejos cercanos en los que poder mirarse y sin embargo, y desde hace años, su apuesta cultural no la convierte en una ciudad competitiva a este nivel.

Para empezar, Marbella tiene pendiente rendir cuentas con su propia historia. El patrimonio histórico que atesora la ciudad, distribuido entre la Basílica Paleocristiana de San Pedro, la Villa Romana y las Termas de las Bóvedas, no atraviesa su mejor momento. En los dos últimos años, los titulares que acaparan estos yacimientos arqueológicos son críticos con la gestión municipal.

Recuperación del patrimonio

El Trapiche del Prado podría acoger una nueva biblioteca pública en la ciudad

Con apenas 4.000 visitantes al año debido, en principio, a la falta de promoción de los mismos, a comienzos de 2017, por orden de la Tenencia de Alcaldía de San Pedro, una maquina se introdujo en el entorno de la basílica para desarrollar diversos trabajos sin la autorización de la Junta de Andalucía, lo que ha costado a la ciudad una multa de 4.000 euros.

Además, tras más de un año y medio desde que la Villa Romana de Río Verde sufriese un expolio que acabó con la estructura del mosaico de Medusa, una gorgona de gran valor de la que se sustrajeron las teselas de la cara, todavía no hay una fecha marcada en el calendario para su reconstrucción.

La recién estrenada responsable de Cultura, Carmen Díaz, que ya fue edil de este departamento desde 2007 a 2015, reconoce, en declaraciones a este periódico, que la preservación del patrimonio es la medida más urgente que se debe llevar a cabo en esta área. «Antes de que acabe el año. pondremos en marcha la restauración del mosaico y avanzaremos en las excavaciones arqueológicas que aún están pendientes en el Convento de la Trinidad», puntualizó Díaz.

En este sentido, durante el próximo año, Cultura tiene previsto acometer la restauración de dicho convento para instalar allí un área destinada a la divulgación y el conocimiento del patrimonio que contará además con la colección arqueológica. «Es una área nueva de la delegación en la que ya estamos trabajando». En los meses que restan hasta 2018 Díaz se ha propuesto, además, poner en marcha los trabajos de mejora en el Centro Cultural del Trapiche de Guadaiza mientras se sigue a la espera de la llegada del primer teatro que abrirá en San Pedro.

Apuesta por los museos

Tras dos años de idas y venidas, el Museo del Grabado Español Contemporáneo, la única pinacoteca que hay en la ciudad, reabrió hace poco más de un año tras el retraso que acumulaban los trámites de su ampliación para los que el Ministerio de Fomento destinó más de un millón de euros. El bipartito se propone ahora reactivar el centro. Y lo hará, precisan, a través de dos vías.

La primera de ellas, levantando el embargo de 100.000 euros que pesa sobre la Fundación del Museo (MGEC), en relación a la deuda que le reclamaba el propio Ayuntamiento por las obras acometidas en un inmueble cercano. Y la segunda, rescatando al gestor cultural Germán Borrachero, que trabajó durante más de 20 años junto al Consistorio y fue despedido por el anterior gobierno. «Trabajaremos para conseguir de nuevo la subvención de un millón de euros que nunca debimos perder», precisó la responsable. El Museo del Grabado apenas ha recibido 3.000 visitas durante los dos últimos años, lo que se traduce en algo menos de diez visitantes al día.

En el último año, entre esta pinacoteca y el Centro Cultural del Cortijo de Miraflores no suman más de una decena de nuevas colecciones, entre las que sobresale la obra del artista multidisciplinar Miguel Herrero. En esta línea, con el fin de revitalizar la promoción de las artes plásticas, Díaz quiere crear una comisión de artistas que analicen y valoren la situación actual que atraviesa este ámbito.

Nueva biblioteca en el centro

Una de las peticiones en las que más ímpetu ha puesto la ciudadanía ha sido la de devolver al centro urbano de Marbella una biblioteca pública para atender a la incipiente demanda en esta zona. El traslado provisional de la biblioteca Camilo José Cela tras las lluvias que afectaron al Mercado Municipal ha pasado a perpetuarse dos años más tarde y ha desmantelado la red cultural creada en torno al archivo en la zona centro.

«Trabajaremos para encontrar la ubicación idónea de una nueva gran biblioteca municipal. La alcaldesa, Ángeles Muñoz, nos trasladó esta idea como principal exigencia con la que debía cumplir esta área», subrayó Díaz. «En el Trapiche del Prado encontraríamos un espacio más que adecuado para ubicar un nuevo repositorio cultural», apuntó. Estos serán algunos de los retos que tendrá que afrontar el bipartito. Revitalizar y potenciar la ciudad de Marbella como destino cultural más allá del sol y sus playas.

Fotos

Vídeos