Críticas a las primeras medidas tomadas en la Delegación de Urbanismo

H. B. MARBELLA.

Para el Grupo Municipal de Izquierda Unida Los Verdes Convocatoria por Andalucía (IULV-CA) en el Ayuntamiento de Marbella, «el reconocimiento realizado en Junta de Gobierno esta semana por parte del gobierno de Ángeles Muñoz, dando la categoría tan solo 15 días después de la moción de censura, como suelo urbano consolidado a 14 sectores repartidos por todo el término municipal, supone la vuelva a Marbella del urbanismo a la carta, que aunque se disfrace de solución, a la larga solo trae más problemas y agravios comparativos», explica el concejal-portavoz de la formación, Miguel Díaz.

Según el portavoz de IU, este nuevo proceso de «legalización al por mayor» es similar al que embarcó a Marbella el PP con la aprobación del PGOU de 2010, donde la legalización de la totalidad de las viviendas construidas ilegalmente en la época gilista, en su opinión, supuso en la práctica desvirtuar el proceso de compensaciones y que, finalmente «acabó estrellando el PGOU en el Tribunal Supremo, dejando a los llamados compradores de buena fe y a toda la ciudad indefensos».

Para Díaz, el urbanismo «no puede ser una carrera de velocidad, a pesar de ello el PP vuelve a la conducción temeraria en la gestión urbanística, incluso tras la colisión múltiple que provocó en la ciudad con la anulación del PGOU, no aprende y sigue empeñado en jugar a las carreras». Según el concejal, la gestión del urbanismo «debe ser ágil pero con todas las garantías y con el interés general por encima de los intereses de particulares».

Díaz censuró las declaraciones de la nueva concejala de urbanismo, Kika Caracuel, en el sentido de que las 2.300 viviendas consolidadas sin proyecto de urbanización no son irregulares y en su opinión resultan sorprendentes. La obligación de realizar un proyecto de urbanización «no es algo caprichoso, es una obligación establecida en la legislación urbanística, antes de poder edificar una vivienda».

Fotos

Vídeos