El Convento de la Trinidad de Marbella encara las últimas catas para iniciar su rehabilitación

Imagen de archivo del interior del Convento de la Trinidad, situado en calle Viento. /Josele-Lanza -
Imagen de archivo del interior del Convento de la Trinidad, situado en calle Viento. / Josele-Lanza -

El Ayuntamiento impulsa los trabajos que arrancarán esta semana a fin de completar los estudios históricos y arqueológicos existentes

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

Cambia la suerte del Convento de la Trinidad, el histórico edificio situado en pleno corazón del casco antiguo de Marbella, cerrado a cal y canto en la actualidad. Según ha podido confirmar este periódico, el emblemático inmueble, que data de finales del siglo XV, encarará a partir de esta semana los últimos trabajos arqueológicos de análisis de estructuras necesarios para iniciar su rehabilitación como nuevo espacio cultural en 2018.

El Ayuntamiento es la administración impulsora de los análisis que ejecutará la empresa especializada en arqueología SIRACUM XXI S.L., con un presupuesto de 8.000 (IVA incluido). Los resultados que obtengan estos expertos servirán para completar los estudios históricos y arqueológicos ya existentes.

El proyecto de investigación que se desarrollará durante las próximas semanas contempla un análisis de las distintas fases constructivas, la identificación de materiales utilizados y un estudio pormenorizado de su actual estado de conservación. Para ello se ha programado la apertura de 35 catas en distintos paramentos del edificio que permitirán sacar a la luz motivos ornamentales y las diferentes superposiciones entre muros, completándose con el estudio de muestras para la identificación de los materiales utilizados.

El Ayuntamiento prevé instalar en el inmueble el Museo de la Ciudad y la Colección Arqueológica

No son estos los primeros pasos que se dan para sacar al Convento de la Trinidad de su estado ruinoso. Los nuevos trabajos arqueológicos completan a los realizados en 2007 y 2008 que permitieron conocer la estratigrafía del terreno y el devenir histórico de este espacio urbano con el descubrimiento de viviendas nazaríes y enterramientos ligados al carácter religioso del inmueble. La suma de los resultados obtenidos en estas intervenciones y la que se inicia ahora, permitirá recuperar todos los valores históricos y arquitectónicos del inmueble para que puedan incorporarse al proyecto de rehabilitación que actualmente se encuentra en redacción. La responsable de Cultura, Educación y Patrimonio, Carmen Díaz, concretó a SUR que el arquitecto Rafael Lobón, que realizó en 2015 el proyecto básico, está trabajando ya en el definitivo, con el objetivo de que el Ayuntamiento pueda liderar la rehabilitación del Convento a lo largo del próximo año, tras obtener la correspondiente autorización al proyecto por parte de la delegación territorial de la Consejería de Cultura.

«La recuperación de este inmueble histórico vendrá a sumarse a la de otros edificios y espacios arqueológicos de la ciudad, como el Hospitalillo, el Trapiche de Guadaiza o la Villa Romana de Río Verde, contribuyendo con ello a reforzar la idea del patrimonio como herencia y riqueza común que debe conservarse y tener uso social identificándose, de esta forma, la cultura como uno de los ejes estratégicos en el desarrollo de la ciudad», afirmó la responsable de Cultura de Marbella.

La rehabilitación del inmueble situado en el número 1 de calle Viento supondrá un nuevo empuje para una zona eminentemente turística, ya que en las inmediaciones se sitúa el Museo del Grabado Español Contemporáneo, pero sobre todo la recuperación de un bien valioso del patrimonio histórico-artístico de la ciudad.

Uso previsto para el edificio

El edificio es una de las fundaciones religiosas ordenadas construir por los Reyes Católicos tras la conquista de la ciudad a finales del siglo XV. Hoy apenas conserva un tercio de su primitiva arquitectura, siendo la capilla y el claustro la parte esencial del conjunto. No obstante, la delegación municipal de Cultura tiene claro desde que encargó el proyecto básico de rehabilitación, que el edificio es el espacio óptimo para albergar el Museo de la Ciudad, «concebido -explica Díaz- como un recinto interactivo en el que, a través de las nuevas tecnologías, todo el que entre pueda tener una visión completa, muy visual y dinámica, de toda la historia de la ciudad; y que sea no solamente un elemento de divulgación de la historia, sino también un estímulo para acudir luego in situ a visitar los distintos yacimientos, las torres almenaras, los trapiches, las iglesias, el castillo... todo lo que hay del pasado de la ciudad». La delegación de Cultura, que se valdrá de un proyecto museográfico para su diseño, pretende asimismo ubicar en este espacio la Colección Arqueológica que hoy puede visitarse en el centro cultural Cortijo Miraflores.

Fotos

Vídeos