La Concepción empieza a desembalsar tras llegar en sólo 20 días al 94% de su capacidad

Estado que presentaba ayer el embalse de La Concepción, al 94% de su capacidad de almacenaje. /Josele-Lanza -
Estado que presentaba ayer el embalse de La Concepción, al 94% de su capacidad de almacenaje. / Josele-Lanza -

La situación evidencia la necesidad de ejecutar las infraestructuras necesarias para dotar a la presa de mayor capacidad de almacenamiento

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

La imagen vuelve a repetirse. El embalse de La Concepción, ubicado entre Marbella e Istán y del que beben once municipios de la Costa occidental (Marbella, Estepona, Manilva, Ojén, Istán, Casares, Benahavís, Mijas, Fuengirola, Benalmádena y Torremolinos), ha vuelto a abrir sus compuertas para desembalsar. La decisión se adopta por parte de la Junta de Andalucía una vez que la presa ha alcanzado el 94% de su capacidad de almacenaje y, con ello, los niveles que hacen aconsejable arrojar agua al mar; y ante la previsión de nuevas lluvias para este fin de semana, especialmente durante la jornada de hoy, con lo que el embalse volverá a recibir nuevos aportes. Desde la delegación de Medio Ambiente de la Junta indicaban ayer que el desagüe -que se produjo durante toda la jornada en el fondo de la presa- se mantendrá hasta la mañana de hoy, si bien se tendrá en cuenta la lluvia que pueda seguir cayendo. A día de ayer la Concepción contaba con 58 hectómetros cúbicos de los 61,81 que es capaz de guardar.

Pese a que la presa se encontraba hace apenas 20 días al 50% de su capacidad, las reducidas dimensiones de las instalaciones y las lluvias concentradas en apenas unas semanas han contribuido a su rápido llenado. Sólo en la última semana ha ganado 5,7 hectómetros cúbicos, pasando de 52,29 a los 58.

La situación vuelve a evidenciar la necesidad de que de una vez las administraciones ejecuten las infraestructuras necesarias planificadas desde hace décadas capaces de almacenar ese caudal que de nuevo acaba en el mar y que no se podrá aprovechar en un futuro próximo, cuando la demanda de agua en la Costa crezca de la mano del incremento de población derivado de la temporada alta de turistas. Pero en la misma línea, tampoco puede ser trasvasada a puntos de la provincia donde los niveles de agua embalsada siguen siendo bajos dado que La Concepción no está interconectada. El resultado de todo ello es que el agua, de alta calidad, tiene que acabar en el mar.

Desde hace décadas el Gobierno andaluz tiene en cartera una de las soluciones a este problema. Se trata del recrecimiento de la presa de la Costa occidental, considerado por el propio Ejecutivo andaluz en su día como proyecto clave para garantizar el abastecimiento. La iniciativa, que permitirá triplicar la capacidad actual, está pendiente desde el año 2001, cuando se planteó por primera vez. En 2010 se barajó un cambio de proyecto al ponerse sobre la mesa una iniciativa para hacer una segunda presa agua abajo de la actual, con un presupuesto que inicialmente se fijó en 100 millones de euros. La crisis dejó el proyecto en un cajón. Se llegó a redactar un anteproyecto que se remitió al Ministerio de Medio Ambiente para la evaluación técnica y económica de la obra.

En agosto del año pasado la Junta de Andalucía anunciaba otra obra que permitiría el envío de los excedentes de río Verde y La Concepción a los pantanos de Málaga y el Guadalhorce mediante un baipás entre las conducciones de abastecimiento con una inversión cercana a los 30 millones de euros.

Mientras algunas de estas actuaciones saltan del papel a la realidad, la paradójica situación de tener que tirar agua que se necesitará meses después se sigue repitiendo. Entre diciembre del año 2016 y marzo de 2017 ya fue necesario el desembalse de la presa de La Concepción, que tuvo que abrir sus esclusas en varias ocasiones. Ayer volvió a desaguar. Se espera que vuelva a hacerlo en los próximos días.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos