El concejal marbellí huido, Esteban Guzmán, dice que firmaba contratos "sin saber" y le ordenaban "callar"

El concejal marbellí huido, Esteban Guzmán, dice que firmaba contratos "sin saber" y le ordenaban "callar"

Julián Muñoz coincide en que Jesús Gil "lo hacía todo" y "no pedía permiso"

EUROPA PRESS

El exconcejal de Marbella Esteban Guzmán, fugado desde 2012 por el caso 'Saqueo 2', que analiza el presunto desvío de dinero público del Ayuntamiento malagueño en la etapa de Jesús Gil como alcalde, ha admitido en el juicio en la Audiencia Nacional que firmaba contratos, pero "sin saber lo que firmaba" porque no sabía leer ni escribir y ha admitido que recibía órdenes de hacerlo y "callar". "Me decían haz lo que tengas que hacer, calla y ni te metas en más temas porque te pueden regañar o echar a la calle", ha afirmado.

Guzmán está siendo juzgado por la Sección Tercera de la Sala de lo Penal por los mismos hechos por los que ya fueron condenados el exalcalde de Marbella (Málaga) Julián Muñoz y el exasesor urbanístico del mismo municipio Juan Antonio Roca en octubre de 2013. El exconcejal, que suma otra pena de seis años de cárcel por el caso Minutas -sobre irregularidades en los encargos realizados por el consistorio marbellí al letrado José María del Nido- se encontraba en busca y captura después de que la Audiencia Provincial de Málaga lanzase una orden este sentido.

Ahora, cuatro años después, Guzmán acude esta semana al juicio cuya causa se inició por un informe del Tribunal de Cuentas sobre la gestión municipal del Grupo Independiente Liberal (GIL), de Jesús Gil, durante los años 1991 y 1999. Guzmán se enfrenta a una pena de hasta 12 años de prisión por delitos de malversación de caudales públicos, falsedad documental, asociación ilícita y fraude contra la seguridad social.

Durante el juicio, el fiscal del caso ha propuesto llegar a un acuerdo para rebajar la pena de prisión a cuatro años y dos meses, pero finalmente el investigado ha rechazado dicho acuerdo porque se considera inocente de todas las acusaciones.

Durante el interrogatorio, Guzmán ha afirmado que "no sabía lo que hacía" cuando firmaba contratos al respecto de la gestión de servicios municipales a través de sociedades mercantiles participadas íntegramente con capital público y que "las órdenes venían de arriba". "Yo soy un trabajador, si Jesús Gil me decía que iba a ser vocal pues yo pensaba que era un trabajo más pensando que estaba en una sociedad buena y estaba en una sociedad de víboras. No sabía ni lo que firmaba", ha explicado.

"Siempre accedía a donde me ponían"

Así, Guzmán ha admitido que, cuando era concejal y en años posteriores, fue vocal de las "16 sociedades" que creó el Ayuntamiento de Marbella y que entró a formar parte como vocal y miembro del consejo de administración de dichas sociedades porque le puso Jesús Gil y él "siempre accedía" a donde le ponían y firmaba cuando le decían que lo hiciera. Además, ha detallado que durante su tiempo de concejal de Limpieza y Medio Ambiente tenía "un jornal de 3.000 euros al mes" y, después de ser concejal le "rebajaron el suelo" le pusieron "en otro lado".

"Las órdenes venían de arriba, de Modesto Perodia y Julián Muñoz y decían que esto es lo que hay y si quieres lo quieres o si no te vas", ha dicho, al tiempo que remachado que firmó facturas sin entender el sentido de las mismas porque, según ha dicho, "ni sabe leer ni escribir". "No sé ni leer ni escribir cómo voy a hacer facturas, no sé de qué va esto", ha dicho y ha explicado que los documentos le venían redactados "por el contable" y listos para la firma.

Guzmán ha asegurado que "no sabía" de dónde venía el dinero para las sociedades ni para pagar a sus trabajadores y que eso eran cosas de los contables de José Luis Jiménez que, según ha dicho, "era un apoderado" de Jesús Gil, y fue el que le aconsejó que hiciera "lo que tuviera que hacer" pero "callase" para evitar que le "echasen una bronca". "No me dijeron que estaba firmando nada incorrecto. Solo llegaba final de mes y firmaba lo que me ponían los contables, eso hacía sin intervenir en nada", ha añadido

Guzmán también ha admitido que ha estado presente en algunas reuniones del consejo de administración de las sociedades en cuestión "que se hacía una vez al mes o cada dos meses" pero, según ha dicho, "allí no se hablaba de muchas cosas". También ha explicado que él "estaba en las 16 empresas" como vocal y que, en una ocasión fue nombrado apoderado por unos meses y durante ese periodo firmó algunos talones.

"Mi trabajo era seguir trabajando, de otras cosas, de números y de cuentas nada. Yo no sabía de donde venía el dinero, yo estaba trabajando y las oficinas estaban en otro lado", ha afirmado, al tiempo que ha insistido en que desde niño ha trabajado de carnicero, era matarife y si le nombraban miembro del consejo de administración de las asociaciones del ayuntamiento era porque se lo decían.

Sobre esto, ha afirmado que Jesús Gil "nunca" le comentó que su presencia en dichos consejos era para eludir responsabilidades y que hubo un momento en el que le "quitaron del medio" como concejal pero me mantuvieron en el caro de las sociedades porque, según ha apuntado, a Gil le "convenía". Por último, ha insistido en que "jamás" se ha lucrado de manera ilegal a través de las sociedades. "Tampoco lo he necesitado porque yo siempre he trabajado mucho", ha terminado.

Julián Muñoz: Gil "lo hacía todo"

En la sesión del juicio celebrada este miércoles ha declarado como testigo el exalcalde de Marbella Julián Muñoz, quien ha admitido que conoce al acusado "del ayuntamiento" y porque "estaba en el GIL". "Creo que llevaba Limpieza", ha manifestado a preguntas del fiscal José Grinda.

Muñoz, que ha comparecido por videoconferencia, ha dicho que no sabe por qué Guzmán era miembro del consejo de administración de distintas sociedades municipales y supone que le nombraría Jesús Gil, que es el que "lo hacía todo".

De hecho, el exalcalde reconoce que él mismo presidía hasta 22 sociedades municipales durante la época de Gil al frente del Ayuntamiento de Marbella pero que no tenía ningún "poder ejecutivo" porque era éste el que "ordenaba y mandaba" en todo. "Lo hacía todo. Nombraba a la gente. No preguntaba ni pedía permiso", ha explicado.

A distintas preguntas tanto del fiscal como de la acusación particular, que ejerce el Consistorio marbellí, Muñoz ha insistido en que no recuerda nada de lo que se hablaba en las reuniones de dichas sociedades municipales porque "han pasado muchos años". "Si no me acuerdo si había juntas, difícilmente me puedo acordar lo que se hablaba en ellas. Yo no administraba nada ni me acuerdo de los contenidos", ha apuntado.

Fotos

Vídeos