Compradores de un piso ilegal recuperan el dinero adelantado a una promotora que quebró

Urbanización donde se construyó el piso. / Josele-Lanza -

Una sentencia obliga al Banco Popular a devolver las cantidades ingresadas en 2004 en una cuenta de una sociedad que entró en concurso de acreedores

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

Un juzgado de Málaga ha condenado al Banco Popular a devolver a dos matrimonios británicos las cantidades ingresadas en una cuenta de esa entidad abierta a nombre de una promotora que construyó una urbanización ilegal en Marbella. Los demandantes pagaron por adelantado en 2004 103.000 euros como entrada para la compra de un inmueble que debería haber sido entregado con su correspondiente licencia de primera ocupación dos años más tarde. Tras entrar la promotora en concurso de acreedores, los afectados reclamaron al banco, al que ahora el juzgado ha condenado a devolver el dinero más sus intereses y a pagar las costas del proceso.

Previamente, los afectados habían obtenido una sentencia favorable a sus intereses y que condenaba a la promotora a devolver las cantidades cobradas a cuenta, pero la misma no se pudo ejecutar al haber entrado esa sociedad en concurso de acreedores. Los compradores demandaron entonces al banco y ahora la justicia les ha dado la razón.

No es la primera sentencia con una resolución similar que afecta a compradores de viviendas de la promoción Marbella Vista Golf, donde ya se han resuelto una veintena de procesos en favor de los compradores. En todas las ocasiones la representación de los afectados ha estado a cargo del despacho de abogados Ley57 y la secuencia ha sido similar: incumpliemiento del contrato por parte de la promotora, reclamación al banco, que se niega a devolver el dinero, y finalmente demanda judicial con sentencia favorable a los compradores.

En esta ocasión se trata de dos parejas que en noviembre de 2003 adquirieron una vivienda por la que abonaron por adelantado 103.887 euros, cantidad que ingresaron en la citada entidad bancaria. El contrato de compraventa establecía la entrega del piso antes del 1 de enero de 2006, pero ese plazo fue incumplido por la promotora.

Decenas de compradores

Se inició entonces un proceso judicial en el que los demandantes a los que ahora el juzgado les ha dado la razón y otras decenas de compradores en una situación similar presentaron demandas contra la promotora Marbella Vista Golf por lo que consideraban un incumplimiento de contrato al considerar que las viviendas vendidas sobre plano no se habían entregado en fecha y además carecían de la licencia de primera ocupación.

El Ayuntamiento se negaba a entregarla al considerar que la licencia de obras, concedida en época del GIL, era ilegítima por no ajustarse al planeamiento en vigor. Por ese motivo se negaban a escriturar y exigían la resolución de los contratos y la devolución de las cantidades entregadas a cuenta. Las denuncias corrieron suerte diversa según los juzgados en los que se presentaban, ya que durante años tanto los jueces de Marbella como las diferentes secciones de la Audiencia Provincial de Málaga aplicaron diferentes criterios, fallando en algunas ocasiones a favor de los damnificados y en otras, dando la razón a la empresa.

En junio de 2013 el Supremo unificó doctrina dando la razón a los compradores, pero ya entonces la promotora había entrado en concurso de acreedores y era insolvente. Los damnificados demandaron entonces al Banco Popular, donde las cantidades habían sido ingresadas a cuenta.

Esta entidad se opuso en todas las ocasiones a atender la reclamación. En el caso de esta última sentencia, argumentó la falta de legitimación de los demandantes, al no ser ellos parte del contrato entre el banco y la promotoa, y la caducidad del aval, al no haberse ejecutado oportunamente la reclamación.

En su resolución, el juez recuerda que la promotora no concertó un seguro por las cantidades anticipadas, lo que a juicio del juez no exime a la entidad financiera de no haber exigido las garantías cuando se ingresaban las cantidades.

Fotos

Vídeos