Comerciantes de la plaza Antonia Guerrero de Estepona dicen que la obra lleva parada dos semanas

Aún resta solería por colocar en la plaza . /Charo Márquez
Aún resta solería por colocar en la plaza . / Charo Márquez

Desconocen cómo quedará finalmente el ascensor y las escaleras tras conseguir que derribaran los muros de hormigón

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Los ánimos en la plaza Antonia Guerrero siguen crispados. Los comerciantes no levantan cabeza. Entra poco dinero a sus cajas registradoras pero sigue saliendo el de sus hipotecas, impuestos y tasas. La obra, que ya acumula dos años, lleva dos semanas paralizada en la plaza. «Aquí arriba no se ve a ningún obrero. De vez en cuando se juntan un montón de técnicos con metros y carpetas, pero de los trabajadores no hay señal», se queja Andrés Parrado, de Varón Modas.

Este empresario asegura sentirse cansado y agotado por la situación. Recuerda que el Ayuntamiento afirmó que la prioridad era terminar la plaza pero en dos semanas no han visto avances. Explica que comenzaron a colocar la solería, pero la empresa responsable dejó de trabajar. «Escuché decir al encargado de la solería que si no le pagaban rompía las losas que había puesto», relata.

Luis García, presidente de la Asociación de Comerciantes de Estepona Centro, con un establecimiento en la plaza, confirma este retraso. Asegura que los obreros se han trasladado al aparcamiento subterráneo para terminar esta instalación, pero desde hace dos semanas no se trabaja en superficie. Una cuarta parte de la plaza aún no tiene tela asfáltica ni solería. García comenta que la empresa encargada se marchó porque no llegó a un acuerdo sobre la forma de pago.

Respecto al ascensor y al acceso por las escaleras, los comerciantes desconocen cómo quedarán en el proyecto final. La empresa colocó muros de hormigón de tres metros de altura para encajar el ascensor y rodear la escalera. Estos muros tapaban los escaparates de los comercios, situados a escasos tres metros. La presión de los empresarios logró que la constructora eliminara estos muros y avanzaron que se sustituirían por cristales. «Aunque realmente no sabemos cómo quedará al final porque no nos enseñan el proyecto», lamenta Andrés Parrado.

El alcalde, José María García Urbano, reconoció, en declaraciones a la radio municipal, que la obra acumula retrasos pero señaló que las molestias son temporales. «Los comercios van a vender más, los bares van a tener mejores terrazas, aparcar será más fácil, habrá una plaza más agradable. Lo que se padece en un tiempo, durante toda la vida tu negocio se va a revalorizar», argumentó.

Compensaciones

Añadió que se va a compensar a los comerciantes por las pérdidas que están sufriendo debido a las obras. Aunque los empresarios desconocían en qué consistirán estas compensaciones y se quejaban de que no han tenido oportunidad de reunirse con el alcalde pese a que en el pleno del mes de julio solicitaron un cita y el regidor les manifestó que mantendría encuentros para escuchar sus opiniones, quejas y propuestas.

Las obras de la conocida popularmente como 'plaza del Huevo' tenían un plazo inicial de ejecución de un año y un presupuesto de 2,3 millones de euros. Los comerciantes han estimado que, por culpa de estos trabajos y de los retrasos, sus negocios han sufrido unas pérdidas del 70 por ciento de su facturación habitual .

Fotos

Vídeos