La ciudad supera los 150 millones en inversiones urbanísticas en 2017, el doble que un año antes

La edil de Ordenación del Territorio, Kika Caracuel, ayer, junto a su compañero el portavoz, Félix Romero./Josele-Lanza -
La edil de Ordenación del Territorio, Kika Caracuel, ayer, junto a su compañero el portavoz, Félix Romero. / Josele-Lanza -

El Ayuntamiento reduce en cuatro meses el plazo para otorgar una licencia de obras, con lo que el compás de espera se sitúa ahora en 14 meses

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

Marbella fue un municipio apetecible para el capital en 2017. La ciudad superó los 150 millones de euros en inversiones urbanísticas, cifra que contrasta con la de 75,2 millones de 2016. Así lo desveló ayer la concejala de Ordenación del Territorio, Kika Caracuel, en la Junta de Gobierno Local. Los pasos seguidos hacia la normalización jurídica del urbanismo tras la anulación del Plan General de 2010 propiciaron el clima necesario de seguridad para duplicar la inversión, que se aceleró en los cuatro últimos meses del ejercicio, hasta situar el valor global de las licencias de obras otorgadas por el Ayuntamiento en 158,8 millones.

En la posterior rueda de prensa, la responsable del ramo subrayó que el valor de las licencias se incrementó de forma considerable a partir del mes de septiembre, tras la moción de censura y el consiguiente relevo en el equipo de gobierno. Según las cifras facilitadas por la delegada, durante el último cuatrimestre del año se otorgaron licencias de obras por importe de 92,5 millones, un 40% más que el valor de los permisos otorgados por el gobierno tripartito entre enero y agosto. De este importe, la mayoría, 63,4 millones de euros, correspondieron a licencias tramitadas en los dos últimos meses del ejercicio.

La concejala achacó el brío inversor de finales de 2017 al «impulso» con el que se ha trabajado en la delegación de Ordenación del Territorio desde el relevo en el Consistorio. Así, recordó que el nuevo equipo de gobierno aprobó nada más llegar el Texto Refundido del Plan del 86, la modificación de las Normas Urbanísticas -que ahora están pendientes del informe preceptivo de la Junta de Andalucía- e inicialmente la Adaptación a la LOUA, que durante su periodo de exposición pública ha recibido más de 200 alegaciones que ahora están en fase de estudio y análisis.

Tras dar a conocer los datos de inversión, Caracuel fue rotunda: «Satisfacción, sí. Totalmente, no. Tenemos que seguir avanzando», declaró. Entre los asuntos pendientes se encuentra la reducción del tiempo de espera para la concesión de una licencia de obras, que es una de las reivindicaciones más recurrentes de particulares, colectivos y colegios profesionales. En la actualidad, el plazo medio de espera es de 14 meses tras reducirse en cuatro desde septiembre y el compromiso del equipo de gobierno es situarlo en los 9 meses al cerrar el primer semestre del año. Es decir, según Caracuel, que a finales del mes de junio, se haya podido reducir a la mitad el plazo medio que manejaba la delegación de Urbanismo cuando llegó el actual equipo de gobierno.

Maquillaje de datos

La concejala del grupo municipal socialista, Isabel Pérez, anterior concejala de Urbanismo, afirmó que Caracuel recurre a la mentira para hacer valer su trabajo al frente de la delegación y subrayó que los números ofrecidos son fruto del buen trabajo anterior, porque lo que ha hecho el nuevo ejecutivo es aprobar licencias tramitadas con anterioridad. «Antes de la moción de censura ya hicimos público el buen funcionamiento que estaba teniendo la delegación de Urbanismo y la tendencia positiva que se estaba registrando mes tras mes», declaró Pérez, quien afirmó que Caracuel está maquillando los datos. «Afirma que han disminuido los tiempos de concesión de licencias -indicó-, cuando lo cierto es que los tiempos de respuesta para una información urbanística o un certificado de no infracciones ahora están en cuatro o cinco meses, cuando anteriormente se tramitaban sólo en un mes».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos