Cinco detenidos por estafa en la venta de casas de lujo valoradas en cuatro millones en Marbella

Urbanización Casablanca, donde la red vendió siete viviendas y siete garajes./Josele-Lanza -
Urbanización Casablanca, donde la red vendió siete viviendas y siete garajes. / Josele-Lanza -

La investigación policial sitúa entre los implicados en el supuesto fraude a un abogado y a dos agentes inmobiliarios que actuaban en la Milla de Oro

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

La Policía Nacional ha desbaratado una operación fraudulenta de venta de casas de lujo en la Milla de Oro de Marbella valoradas en cuatro millones de euros por parte de un grupo de supuestos estafadores entre los que se encontrarían dos agentes inmobiliarios y un abogado. La investigación, que continúa abierta, se ha saldado por el momento con cinco detenidos, según ha podido saber SUR.

Las pesquisas, a cargo de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la comisaría marbellí, comenzaron el pasado 11 de septiembre a raíz de la denuncia del dueño de varias viviendas situadas en la zona de Casablanca, quien aseguró a los agentes que unos estafadores habían intentado vender los inmuebles haciéndose pasar por los legítimos propietarios.

Según su relato, una persona había realizado un cambio en la figura del administrador único de la sociedad que ostentaba la titularidad de las casas, usurpando el cargo que hasta ese momento ostentaba el denunciante, y había intentado venderlas haciéndose pasar por el dueño.

Tras escuchar al denunciante y realizar las primeras averiguaciones, los investigadores descubrieron que la presunta estafa comenzó a perpetrarse el pasado abril, aprovechando que el propietario publicitaba la venta de las viviendas en varias páginas web dedicadas al sector inmobiliario.

A raíz de esos anuncios, tres personas contactaron con la víctima y le comunicaron su interés en presentar una oferta por sus propiedades. Al parecer, decían actuar en nombre de un grupo de inversores de Madrid. Para conseguir la documentación de la sociedad que ostentaba los inmuebles, alegaron que querían «estudiar la solvencia» de la empresa del denunciante. Así fue como consiguieron las escrituras, las notas simples de todas las fincas, el acta de titularidad real, la fotocopia del DNI y hasta el pasaporte del perjudicado.

Llegaron a vender nueve propiedades por las que obtuvieron como señal 400.000 euros

Según la investigación, una vez obtenida toda esa documentación, los supuestos intermediarios comunicaron al propietario que la operación de compraventa no podía llevarse a cabo, ya que había discrepancias entre los distintos socios del fondo de inversión que representaban.

El dueño no se enteró de que había sido víctima de la presunta estafa hasta el pasado septiembre, cuando la notaría con la que trabaja solicitó una nota simple de las propiedades para entregársela a unas personas que –esta vez sí– estaban interesadas en comprar las casas. Al comprobar la titularidad en el registro, descubrió que ya no figuraban a nombre de su empresa y que dos de ellas se habían transferido ya a otra mercantil.

Los investigadores averiguaron que uno de los supuestos estafadores, utilizando documentación falsificada, había presentado el cese del denunciante como administrador de la mercantil y se había colocado él en el cargo, de modo que podía disponer de las propiedades. Según las pesquisas policiales, llegó incluso a asentar ese acto fraudulento en el Registro Mercantil. Ese individuo, que tiene varias requisitorias en vigor, aún no habría sido localizado.

La estafa comenzó a perpetrarse el pasado abril, aprovechando los anuncios en un portal inmobiliario

Pero la treta no acabó ahí. Los agentes de la UDEV de la comisaría marbellí pudieron comprobar que siete de estas fincas habían sido vendidas en el mes de agosto a terceros de buena fe en una notaría de Madrid. La intervención policial logró impedir la venta de otras siete propiedades que ya habían sido ofertadas a personas interesadas. De hecho, los compradores y una inmobiliaria marbellí que actuó también de buena fe se habían citado ya con los supuestos dueños para abonar la suma 500.000 euros con los que se pretendía señalar la operación, aunque los investigadores, que andaban ya tras los pasos del grupo, impidieron la entrega del dinero y que, en consecuencia, aumentara el número de perjudicados.

Dos hermanos detenidos

La policía consiguió detener a dos hermanos, uno de los cuales habría actuado como apoderado del administrador, y el otro como intermediario. También se arrestó a otras dos personas que supuestamente participaron en la reunión inicial mediante la que obtuvieron toda la documentación de la víctima, además de otro comisionista. Los investigadores también identificaron a un abogado que presuntamente participó en todas las gestiones notariales y en las ventas, habiendo llegado incluso a ingresar parte del dinero entregado por las empresas compradoras, según las fuentes consultadas.

En total, el grupo de supuestos estafadores habría conseguido materializar la venta de nueve fincas, entre casas y aparcamientos, por las que habrían conseguido la suma de 400.000 euros (como señal) entregados por dos sociedades que las adquirieron de buena fe, aunque el montante por el que vendían todas las propiedades –el que presuntamente pretendían defraudar, de no haber actuado la policía– ascendería a cuatro millones de euros.

Fotos

Vídeos