El 90% de los chiringuitos de la Costa del Sol Occidental ha legalizado su situación

Muestra de proveedores de chiringuitos tras la asamblea. :: charo márquez/
Muestra de proveedores de chiringuitos tras la asamblea. :: charo márquez

Los empresarios de playa aseguran que el sector no crece y reclaman facilidades para poder abrir durante todo el año

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

La temporada de playa está a la vuelta de la esquina y los chiringuitos ya están inmersos en los preparativos. Ayer celebraron asamblea anual en Estepona los empresarios de playa agrupados en la Asociación de Chiringuitos de la Provincia de Málaga (ACHIMA) para hacer balance del año y poner sobre la mesa sus principales demandas.

La primera preocupación de estos empresarios es la seguridad jurídica de sus establecimientos. Jorge Bahín, presidente de la asociación, aseguró ayer que el 90 por ciento de sus asociados está legalizado, dispone de concesiones, contratos municipales y ha concluido las reubicaciones. «Ahora mismo estamos contentos porque, después de estar 20 años sin concesión, la mayoría tenemos solución a largo plazo», manifestó. Y mostró su satisfacción porque las nuevas tramitaciones de los expedientes se están agilizando. La ACHIMA agrupa a unos 60 empresarios, la mayoría de ellos de Estepona, Casares y Manilva y en menor medida, de Marbella y Málaga capital.

Bahín recordó que el futuro de los chiringuitos está ahora en manos de la Junta de Andalucía y de los Ayuntamientos. El 10 por ciento que aún no ha regularizado sus situación, está pendiente de una reubicación que comenzó a tramitarse en 2005. Para ello deberían salir de la playa y el colectivo considera que este desplazamiento fuera de la arena desvirtuaría el propio concepto del chiringuito. «Inicialmente nos querían retirar de la zona de dominio público, pero hemos conseguido quedarnos porque la esencia del chiringuito es la arena», resaltó Bahín.

Pese a esta buena marcha, desde la asociación advierten que el sector no crece. No se construyen nuevos chiringuitos porque las administraciones están centradas en resolver los años de alegalidad de estos establecimientos antes de conceder nuevas licencias.

Para la asociación, esta seguridad jurídica es la clave para que el sector avance. Así el presidente comentó que la regularización permitiría a los chiringuitos poder acometer obras de mejora y funcionar durante todo el año, no sólo en temporada alta, con la consiguiente consolidación en la contratación de las plantillas. Bahín resaltó que en la provincia existen unos 400 chiringuitos que cuentan con una media de 15 trabajadores. «Existe una incongruencia porque desde las administraciones insisten en que hay que romper con la estacionalidad y servir al turista los 365 días del año, pero a nosotros nos ponen muchas pegas para poder estar abiertos todo el año», reprochó Bahín.

Desde ACHIMA reclamaron mayor atención por parte de las administraciones pues consideran que no sólo son un negocio, sino que ofrecen un servicio público a los usuarios de playa. «Nosotros somos los aseos públicos, la protección civil, el lugar donde se cura a los que se hacen una herida, y somos un pilar básico del turismo de la provincia», reprochó el presidente.

Tras la asamblea celebrada ayer tuvo lugar una muestra de los proveedores más significativos de los chiringuitos donde se pudieron ver las últimas novedades que los chiringuitos incorporarán en sus instalaciones la próxima temporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos