«’Chemi’ nunca se metía en follones, le pegó por quedarse mirando una pelea de chicas»

Concentración ciudadana celebrada ayer en Manilva en repulsa contra la violencia. /Charo Márquez
Concentración ciudadana celebrada ayer en Manilva en repulsa contra la violencia. / Charo Márquez

Testigos aseguran que el joven de Manilva fallecido tras sufrir una agresión sólo había salido del recinto de la fiesta de la primavera para fumar y que era ajeno a la pelea

CHARO MÁRQUEZ y JUAN CANOMálaga

Se llamaba José Manuel V. M., pero en Manilva lo conocían como ‘Chemi’. Sus amigos lo definen como un chico «muy bueno que nunca se metía en follones». Tampoco lo hizo la madrugada del sábado al domingo, cuando encontró la muerte en un callejón junto a la plaza Martín Carpena, donde cientos de personas celebraban la fiesta de la primavera. Según la investigación, el joven se topó con una pelea entre chicas a la que, al parecer, era ajeno. «Le pegaron porque se quedó mirando la discusión», apostillan en su pandilla. José Manuel estaba dentro del recinto donde se desarrollaba la fiesta, pero salió al exterior con dos amigos para fumar. Según narran los testigos, los dos chavales que iban con él fueron al servicio y él se quedó un momento solo. Fue en ese instante cuando otro joven le propinó dos puñetazos. Parece que una de las chicas implicada en la discusión era la novia del agresor.

Más...

Francisco Candiles, amigo de la familia que se encontraba en la fiesta, salió al exterior cuando vio que había dos ambulancias en los aparcamientos. «Yo pensé que estarían atendiendo a alguien por un coma etílico, que es lo más habitual», explica. Pero preguntó a los agentes de la Policía Local, quienes le confirmaron que era su amigo. Observó cómo trataban de reanimarlo mientras los jóvenes congregados alrededor gritaban: «‘Chemi’, lucha, que eres fuerte». Los esfuerzos de los sanitarios fueron en vano. José Manuel murió en aquel lugar. Tenía 27 años y era vecino de Manilva, donde vive su familia.

Horas después, cercado por la investigación de la Guardia Civil, que no tardó en identificarlo, el presunto autor de la agresión se entregó en la comisaría de Estepona, localidad donde reside. Los agentes le leyeron los derechos por la muerte de José Manuel, cuya causa aún está bajo investigación.

El domingo, dos médicos forenses realizaron la autopsia al cadáver en el Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga. Fuentes cercanas al caso indicaron que el joven presentaba dos fuertes traumatismos en la cabeza, uno en la parte frontal y otro, en la parte posterior. Según la investigación, José Manuel recibió dos puñetazos, cayó desplomado y se golpeó contra el suelo. Todo parece indicar que ese último impacto le produjo la hemorragia que acabó con su vida, aunque este extremo tendrá que ser confirmado por las pruebas complementarias a la autopsia.

El joven recibió ayer sepultura en el cementerio de Manilva arropado por cientos de vecinos, que se mostraron indignados por los numerosos actos delictivos que se están registrando en el municipio. Ayer expresaron esa indignación en una multitudinaria concentración ciudadana en la que se leyó un manifiesto de repulsa a cualquier acto de violencia. Hay que recordar que hace apenas un mes mataron a golpes a un cabrero que era vecino de la localidad en un cortijo de la zona tras ser secuestrado junto a otras dos personas. El alcalde del municipio, Mario Jiménez, achaca la sensación de inseguridad a la falta de efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, teniendo en cuenta además la proximidad con el Campo de Gibraltar, lo que convierte a este enclave en un lugar atractivo para el crimen organizado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos