Ocean Club Marbella: Celebrando una década en la élite

Froilán fue uno de los asistentes ilustres a la celebración. SUR
Froilán fue uno de los asistentes ilustres a la celebración. SUR

Uno de los ‘beachs’ más exclusivos de Marbella festejó su décimo aniversario en una jornada que contó con la presencia de Froilan de Marichalar

HUGO SIMÓN

Pasados los filtros de ingreso y recepción, una docena de modelos, enfundadas en bañadores con capucha de diversos colores y agigantadas por tacones imposibles, te dan la bienvenida. Justo cuando el estrecho pasillo de entrada se dilata y se percibe entonces la amplitud de los 9.000 metros cuadrados de superficie en los que se reparten la barra circular, la zona de restaurante, boutiques, el área de camas redondas –algunas con más de tres metros de diámetro- y la mítica piscina central. La colosal balsa azul, con un millar de metros cuadrados y un 40 por ciento de agua salada, se ha convertido en la imagen más recurrente en prensa, redes sociales y reportajes audiovisuales cuando se hace referencia al Ocean Club, uno de los ‘beachs’ más exclusivos de Marbella. Enormes globos, con tonalidades a juego con las modelos, se elevan como ornamentación por las instalaciones para constatar que no es un día cualquiera en el afamado club. El Ocean, ubicado a pie de playa en Puerto Banús, celebró ayer su décimo aniversario desde que cambiara de propietarios e iniciara una segunda etapa, un cumpleaños en el que no faltó música en vivo, animación, actuaciones de dj y un marcado ambiente festivo.

Jorge del Rey

La extraña climatología vivida ayer en Marbella, bochorno combinado con brisa fresca y una anunciada lluvia que finalmente no hizo acto de presencia, retrasó la llegada de los usuarios, pero, en un constante goteo, se fue llenando un club de playa que acoge los fines de semana la visita de unas 1.200 personas. En su mayoría, británicos, holandeses, franceses, belgas y, por supuesto, turistas procedentes de la península arábiga. Entre los asistentes al décimo aniversario, destacó la presencia del sobrino del Rey Felipe, nieto mayor de los Reyes eméritos e hijo de Elena de Borbón y Jaime de Marichalar. Felipe Juan Froilan de Todos los Santos de Marichalar y Borbón, al que también se ha podido ver este verano en Marbella en el festival Starlite, no quiso ayer perderse la celebración del Ocean Club y disfrutó al sol en una de las camas redondas de los arrumacos y gestos amorosos que le dedicó su novia, Mar Torres-Frontes.

Es habitual la presencia de rostros famosos en el ‘beach’ más oceánico. Especialmente de jugadores de fútbol. Sergio Ramos es un asiduo del local, tanto que allí disfrutó junto a un grupo de amigos de la jornada diurna en la despedida de soltero de su hermano René. Futbolistas del Milan, el Paris Saint Germain y el Mónaco también suelen disfrutar de las instalaciones del club de playa. Fellaini, David Silva, Arteta o Reina son otros de los jugadores que han optado por el relax en el Ocean, enclave en el que se dan cita también cada temporada reconocidas blogueras y reinas de Instagram y por el que también han desfilado artistas míticos como Lionel Richie o Quincy Jones y grupos de moda como la banda británica One Direction.

Buscan sobre todo descanso. “Se sienten cómodos, porque pueden pasar el día tranquilo, sin el agobio de las cámaras y disfrutando del sol y la piscina, de la comida o tomando un cóctel”, explica Ana Lucía Alonso, directora de marketing y relaciones públicas del ‘beach club’. Que nadie se engañe. Las fiestas temáticas del Ocean son célebres, pero entre semana buena parte del público está compuesto por parejas con hijos. Es un ambiente relajado, casi familiar. Ayer, sin ir más lejos, la piscina estaba conquistada a mediodía por los más pequeños. Atrás quedaron aquellas celebraciones de derroche en las que los usuarios se bañaban en champagne. “Es un concepto que ya está anticuado y que había gente que no entendía”, aclara Alonso. El club de playa no ha renunciado ni mucho menos a las burbujas doradas, pero ligadas a la distinción y el glamour. De hecho, el Ocean es el ‘beach’ con mejor volumen de ventas de Veuve Clicquot en el mundo y es además embajador de la marca Dom Pérignon en Europa. El alquiler de las camas trae aparejado la posibilidad de disfrutar de este último. Tres botellas de champagne en el caso de la ‘super vip square’, que, con capacidad para doce personas, tiene un precio de 1.250 euros. Para descansar sin perder la chispa.

Fotos

Vídeos