Casares a vista de tirolina

Trabajos de colocación de los cables.
Trabajos de colocación de los cables. / Charo Márquez

Con 330 metros de longitud, será una de las más largas de la provincia y comenzará a funcionar en septiembre La instalación tendrá un recorrido cercano al pueblo que permitirá ver su casco

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Casares es uno de los pueblos con más encanto de la provincia de Málaga. Su imagen enclavada en la sierra es la de un típico pueblo andaluz de postal de la que se puede disfrutar desde cualquiera de sus rincones. Pero ahora se podrá tener una visión única de Casares desde la tirolina que ha instalado el Ayuntamiento.

La tirolina tiene una longitud de 330 metros y una altura de 60 a 80 metros. La delegada de Cultura, Rocío Ruiz, asegura que será una instalación única en la provincia y en Andalucía, no sólo por su longitud, «si no por su recorrido, que no llega a ser urbano, pero ofrecerá unas vistas increíbles del casco histórico de Casares». El equipo de gobierno pretende que la tirolina se convierta en un atractivo para el municipio sobre todo por su singularidad.

Las casetas de salida y llegada se sitúan en el Paseo Panorámico El Chaparral, en el Puerto de La Cruz, y en zona de Las Peñuelas, al final de la calle Molinos. Los trabajos comenzaron hace 4 meses con la construcción de dos plataformas, de salida y llegada, el acondicionamiento de las zonas de acceso, y la instalación de 3 cables de acero: dos para la tirolina y un tercero que lleva las balizas que aumentan su visibilidad para evitar accidentes de aves.

La instalación del cable de señalización de la tirolina ha sido una de las labores más complicadas del montaje de esta infraestructura deportiva, al tenerse que realizar por el suelo a los largo de todo el recorrido, y luego tensarlo desde los dos extremos.

La última pieza que faltaba para que todo esté listo era el freno, que llegó ayer. El Ayuntamiento lo ha encargado a una empresa de Estados Unidos «porque es de última generación y es el que ofrece más garantías de seguridad», explica Ruiz. Tras su colocación, la estructura estará completada, pero el equipo de gobierno quiere estudiar el modelo de explotación. Probablemente será adjudicada a una empresa ya que el Ayuntamiento no dispone de personal para su gestión directa.

También analizarán el periodo de apertura. Por el momento comenzará a funcionar desde septiembre hasta mayo de 2018 y el equipo de gobierno decidirá si la mantiene durante todo el año, dependiendo de su rentabilidad.

La tirolina ha tenido un coste de 36.125 euros, de los que el Ayuntamiento ha aportado el 30% y el resto ha procedido de una subvención de la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía.

Se trata además de un proyecto consensuado. La iniciativa, que procede de la legislatura anterior, fue sometida a referéndum en el pueblo, con votaciones presenciales y on-line de las que resultó un apoyo mayoritario. «Entendimos que era una infraestructura de calado y queríamos someter a una consulta vinculante su instalación, aunque perdiéramos la subvención», explica la concejala.

Este nuevo segmento de turismo de aventura que emprende Casares se verá completado en breve con una vía ferrata. Su recorrido se iniciará en una zona cercana a la de llegada de la tirolina, desde donde estará comunicada por un sendero. Y subirá hasta la cornisa de 'La Planá', varias decenas de metros de subida que estarán compuestos de escaleras, puentes tibetanos y pasos, entre otros elementos. Para tener otro punto de vista de Casares.

Temas

Casares

Fotos

Vídeos