Casares y Manilva reivindican el principio solidario de la Mancomunidad

Imagen de archiv de una comisión gestora de la Mancomunidad. :: josele-lanza
Imagen de archiv de una comisión gestora de la Mancomunidad. :: josele-lanza

Los dos Ayuntamientos proponen abrir el debate para reformular los estatutos y mejorar la representatividad

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Los Ayuntamientos de Manilva y Casares han recibido con satisfacción la sentencia del TSJA que anula la modificación de estatutos de la Mancomunidad por la que se reemplazó la representación paritaria de todos los organismos que la conforman por una proporcional al número de habitantes.

Estos dos municipios, junto a Istán y Ojén, recurrieron esa modificación de los estatutos aprobada, sólo con los votos a favor del PP, en octubre de 2014. Tanto Casares como Manilva reclaman que se ejecute la sentencia pues entienden que la modificación de los estatutos vulnera el principio de solidaridad por el que se creó la Mancomunidad.

El teniente alcalde de Casares y portavoz de IU en el organismo, Juan Luis Villalón, recuerda que la Mancomunidad pretendía ser un instrumento supramunicipal al servicio de las ciudades de la Costa del Sol y que sirviera de soporte a los ayuntamientos más pequeños, «que son los que más necesidad tienen de usar sus recursos».

Los municipios pequeños advierten de las infraestructuras que soportan

El alcalde de Manilva, Mario Jiménez, señala que el número de habitantes es importante, pero no es el criterio básico a tener en cuenta. Villalón, por su parte, puntualiza que pese a tener menos habitantes, Casares abarca más territorio que otros vecinos con más población censada. Por lo que el criterio de la extensión territorial podría ser otro elemento a tener en cuenta en una futura modificación de los estatutos.

Junta de portavoces

Los dos ayuntamientos han solicitado la convocatoria de la junta de portavoces de la Mancomunidad para analizar la sentencia y negociar la reformulación de los estatutos. Y que los cambios se apruebe en los plenos. Tanto Jiménez como Villalón señalan que sus municipios son los que más uso hacen de servicios como la oficina técnica, para la elaboración de proyectos urbanísticos, ya que sus áreas municipales no disponen de los medios suficientes. Y Villalón advierte que hay grandes ciudades que tienen menos relación y menos servicios vinculados a Mancomunidad, y sin embargo cuentan con más representantes.

Advierten los delegados de ambos municipios en Mancomunidad que sus pueblos e Istán, soportan infraestructuras determinantes para toda la Costa del Sol Occidental, como la planta de tratamiento de residuos sólidos de Casares, la presa de la Concepción en Istán o la depuradora de Manilva, que implican para sus ayuntamientos esfuerzos económicos que deben ser compensados. «Esta singularidad debería estar recogida de alguna forma por parte de Mancomunidad», reivindica Villalón.

Respecto a las declaraciones del portavoz del PP en el ente mancomunado, Félix Romero, que comentó que sería una «anomalía» que un ayuntamiento de 4.000 habitantes pese lo mismo que uno de 140.000, Villalón censuró que se tenga «una visión tan localista» y reclamó que «hay que tener un sentimiento más generoso y la Mancomunidad debe ser una herramienta igualitaria para todos». Aunque Casares, de partida no se plantea mantener una postura «agresiva» en este debate, advierten que si el PP continúa con esta línea, podrían iniciar otras acciones judiciales que revoquen lo aprobado en los últimos años desde la modificación de los estatutos.

Más

Fotos

Vídeos