Cápsula del tiempo bendecida con agua bendita

CH.M.

La familia Eller es muy religiosa y en un día tan importante no olvidaron dar gracias a Dios y solicitar su ayuda para la aventura financiera que emprenden en Estepona. «Gracias a Dios, sin él no somos nada», afirmó Richar Eller. El párroco Antonio Chacón fue el encargado de bendecir todos los elementos que se introdujeron en la cápsula del tiempo así como la parcela, a los directores de la obra, los obreros y a todos los presentes. La familia de inversores también agradeció la acogida del pueblo de Estepona al que dedicó numerosos halagos y piropos.

Fotos

Vídeos