«El 'Brexit' no impedirá que los británicos inviertan en Marbella»

El economista Paul Clark. /Josele-Lanza -
El economista Paul Clark. / Josele-Lanza -

El agregado de Asuntos Económicos y Laborales de la Embajada Británica en Madrid, Paul Clark, confía en que España y UK «sigan creciendo juntos»

PABLO COLLANTES MARBELLA.

La estrecha y próspera relación que hasta ahora han mantenido la Costa del Sol y Reino Unido podría estar en el aire tras consumarse la salida definitiva de los británicos de la Unión Europea, el llamado 'Brexit'. Sin embargo, en palabras del agregado de Asuntos Económicos y Laborales de la Embajada Británica en Madrid, Paul Clark, «no hay de qué preocuparse».

El economista lanzó ayer un mensaje de optimismo ante el resultado final del proceso. Lo hizo durante la celebración del decimotercer Congreso Jurídico de la Abogacía ICA Málaga, que acogió ayer el Palacio de Congresos. Desde el convencimiento de que el proceso de desconexión se cerrará con un acuerdo positivo para los lados, Clark desgranó las claves de los pretendidos acuerdos que el país británico quiere establecer con España, y más especialmente con la Costa del Sol.

uInterés mutuo
Paul Clark aclaró ayer que el Reino Unido espera garantizar un acuerdo de colaboración con España que permita que ambos países puedan seguir enriqueciéndose mutuamente.
uInversión
El economista hizo hincapié en la «gran inversión británica» que recibe la Costa del Sol.
uDerechos civiles
Reino Unido se marca como prioridad que los derechos ciudadanos a ambos lados de las fronteras se respeten.

En este sentido, el diplomático británico sostuvo que el resultado del proceso de desconexión del Reino Unido de la Unión Europea dependerá, al 50%, tanto del país saliente como del resto de estados que conforman la UE.

Por ello, Clark apostó por alcanzar un acuerdo de comercio libre «lo más ambicioso posible» desde el convencimiento también de que sería la mejor manera de crear empleo y ganar en estabilidad económica.

El agregado ahondó también en la situación de los ciudadanos de otros países que residen en Reino Unido y en la de los británicos que viven en otros estados, como por ejemplo España. «La prioridad más importante pasa por garantizar sus derechos, un aspecto que debe ir siempre vinculado al hecho de que tanto Marbella como el resto de España deben garantizar la permanencia de los británicos dentro de sus fronteras, al igual que nosotros lo haremos a la inversa».

A este respecto, Clark incidió en el enorme potencial económico y social que España aporta al Reino Unido. «Contamos con más enfermeros o banqueros españoles que británicos. Queremos alcanzar un acuerdo justo», remarcó. En un contexto más histórico, aclaró que España y Reino Unido «comparten un pasado entrelazado que no podemos olvidar» y recordó algunos de los grandes hitos que se han conseguido conjuntamente. «La cultura de un país no se entiende sin la del otro».

Impacto al sector inmobiliario

«La mayoría de las grúas que empiezan a moverse en Marbella lo hacen gracias a la inversión de capital británico. Los inversores inmobiliarios no creen que el Brexit les vaya impedir seguir apostando por Marbella», predijo Clark. «Aquí se dan las condiciones óptimas para invertir su riqueza». A su vez, los británicos predominan en cuanto a compra de viviendas. «En las últimas estadísticas de 2017, las transacciones de inmuebles repuntaron de nuevo. Existe actualmente cierto grado de optimismo con respecto a la evolución futura», afirmó. Por último, el agregado de la Embajada Británica en Madrid recalcó la apuesta firme que el Reino Unido hace por el turismo en la Costa del Sol y subrayó el compromiso de los británicos con el país. «Nos quedaremos por mucho tiempo, sin duda» concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos