Bioparc desarrolla un plan con el Ayuntamiento para trasladar el ejemplar al parque

H. BARBOTTA MARBELLA

El equipo de zoología de Bioparc Fuengirola está desarrollando con el Ayuntamiento de Marbella un plan de captura y traslado del ejemplar a sus instalaciones, según informó ayer un portavoz de esa entidad. La decisión de acoger el animal en las instalaciones del Bioparc Fuengirola ha sido tomada «de forma excepcional tras la alerta social que el animal ha generado dado su tamaño y proximidad al público» según declaraciones del director de comunicación, Alejandro Beneit. El portavoz explicó que Bioparc Fuengirola no es un parque de acogida sino una institución dedicada a la conservación de especies amenazadas de selvas tropicales.

El director de comunicación añadió que «hay que seguir trabajando en la educación medioambiental para entender que la compra de especies exóticas acarrea problemas importantes en el futuro, primero al individuo que lo compra y posteriormente, como es este caso, a una ciudad entera o incluso, en el caso de especies invasoras, acarrean problemas a ecosistemas enteros ya que son auténticos destructores del ecosistema local, como la famosa tortuga de Florida o de orejas rojas».

No obstante, explicó que en este caso no se trata de una especie invasora y que en sus instalaciones tienen otros peces cocodrilos desde hace tiempo pese a que esta especie es un pez que puede llegar a medir hasta casi tres metros de largo y pesar 200 kilos. Se caracteriza por tener una cabeza muy parecida a la de un cocodrilo, con un largo hocico y dientes afilados, lo que le da un aspecto realmente terrorífico, señaló. Solo se alimenta de otros peces de menor tamaño y es totalmente inofensivo para los humanos.

Fotos

Vídeos