Cae una banda acusada de robar 320.000 euros en relojes de lujo a turistas en Banús

Imagen de archivo de Puerto Banús. /Josele-Lanza -
Imagen de archivo de Puerto Banús. / Josele-Lanza -

La policía ha identificado a ocho supuestos integrantes del grupo, entre ellos dos camareras que señalaban entre sus clientes a las víctimas más propicias

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

Se movían extremando las medidas de seguridad para evitar ser descubiertos y nunca paraban demasiado tiempo en un mismo lugar. Durante su paso por la Costa del Sol, cambiaron tres veces de residencia y utilizaron ocho vehículos de alquiler distintos. Pese a ello, la Policía Nacional ha conseguido identificar a ocho supuestos integrantes de una banda especializada en asaltar a turistas en Puerto Banús. Los investigadores calculan que solo en los meses de verano robaron relojes de lujo valorados en más de 320.000 euros, según ha podido confirmar SUR.

La principal característica de la organización era su carácter itinerante. Los agentes descubrieron que sus miembros se desplazaron a principios de junio desde sus lugares de residencia, Francia y Bélgica, para aprovechar el verano y desvalijar a turistas, a los que sustraían sus pertenencias –fundamentalmente relojes, la mayoría de la marca Rolex– mediante hurtos al descuido o robos con violencia, causándoles en ocasiones heridas de diversa consideración.

Los investigadores de la comisaría de Marbella, que han seguido sus pasos durante meses, han analizado al detalle tanto los diferentes modus operandi que empleaban como lugares y horarios. Actuaban siempre de noche y en grupos de dos a cuatro personas. Se desplazaban en vehículos que renovaban constantemente y realizaban una labor previa de seguimiento para seleccionar a sus víctimas.

Para ello, contaban con la supuesta colaboración de dos mujeres que la policía sitúa dentro de la estructura de la banda y que trabajaban como camareras en dos conocidas discotecas de Marbella. Su misión consistía en señalar entre sus clientes a las víctimas más propicias –por el reloj que lucían y su estado de embriaguez– para que, posteriormente, otros miembros del grupo las asaltaran en una zona más discreta.

Los robos se cometieron generalmente en Puerto Banús. Acechaban a sus objetivos mediante diferentes métodos, siempre con un reparto muy claro de funciones. Mientras uno de los individuos entretenía a la víctima, los otros la abordaban por sorpresa y utilizaban la violencia para reducirla –sujetándole los brazos– o le quitaban el reloj de un tirón. Tras ello, se marchaban apresuradamente del lugar en una moto o en un coche.

Los investigadores creen que la organización también estaría detrás de varios robos al descuido cometidos en joyerías de Marbella. El método era sencillo. Uno de los integrantes de la banda accedía al establecimiento haciéndose pasar por un cliente. Miraba algún reloj y después se marchaba, llevándose incluso una tarjeta de visita. Al cabo de un tiempo, regresaba para interesarse por ese mismo artículo y pedía probárselo. Cuando lo tenía en su muñeca, otros miembros del grupo entraban en la joyería y entretenían al empleado para, en el momento más inesperado, salir a la vez del local y huir a la carrera.

Tras varios meses de investigaciones y vigilancias a pie de calle, los agentes consiguieron poner nombres y apellidos a ocho supuestos miembros del grupo, entre los que hay dos mujeres. Todos son franceses o belgas de origen árabe y tienen entre 23 y 34 años. En el momento de la redada, la policía pudo arrestar a cuatro de ellos –tres hombres y una mujer– mientras que para los otros cuatro se cursó una orden de búsqueda y detención.

Además, los agentes lograron recuperar cuatro relojes, dos de ellos de la marca Rolex valorados en 9.000 y 15.000 euros, respectivamente. No obstante, la policía calcula que la organización estaría detrás de numerosos robos de relojes cometidos en Marbella cuyo montante total, a tenor de las denuncias investigadas que responden al mismo modus operandi, superaría los 320.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos