El Ayuntamiento sigue investigando el envenenamiento de perros en Nueva Andalucía

P. COLLANTES MARBELLA.

La preocupación tras la muerte de hasta una decena de perros envenenados en una zona cercana a un parque infantil en la barriada de La Campana de Nueva Andalucía, sigue aún presente entre sus vecinos.

El Ayuntamiento, a través de la Tenencia de Alcaldía de Nueva Andalucía y la delegación de Sanidad, trabaja ahora en materia de prevención e información a la ciudadanía en relación a estos casos, cuya investigación continúa abierta por parte del Cuerpo Nacional de Policía y la Policía Local, en colaboración con el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona).

El teniente alcalde, Cristóbal Garre, y el concejal del ramo, Carlos Alcalá, mantuvieron ayer una reunión con representantes de los distintos cuerpos de seguridad y de los vecinos de la zona, así como responsables de clínicas veterinarias en los que se han atendido algunos de los casos.

Garre explicó que desde el Consistorio «se ha seguido desde el primer momento el protocolo de actuación que exigía esta situación» y recordó que se tuvo una reunión inmediata con los propietarios de los primeros perros fallecidos y con otros vecinos al detectarse los primeros casos de envenenamiento. «Nos pusimos a disposición de la Policía Nacional y del Seprona para prestar nuestra colaboración», indicó el edil.

«Procedimos además a la limpieza y baldeo de la zona ante la posibilidad de que existiera cualquier resto del producto utilizado y para extremar aún más las medidas de prevención y evitar cualquier riesgo acordamos el precinto de un parque infantil», recordó.

Por su parte, Alcalá aclaró que hasta el momento la Policía Nacional tiene constancia de seis denuncias en relación con el envenenamiento de siete perros, cinco de los cuales han fallecido, y que los agentes mantienen abierta la investigación para «detener a su responsable cuanto antes».

Fotos

Vídeos