El Ayuntamiento de Marbella rescata el plan para externalizar el suministro y mantenimiento del alumbrado público

El suministro y mantenimiento del alumbrado público lo gestionará una empresa. /Josele-Lanza -
El suministro y mantenimiento del alumbrado público lo gestionará una empresa. / Josele-Lanza -

El plan de eficiencia energética, al que votaron en contra todos los grupos de la oposición, persigue un ahorro anual de un millón de euros en la factura

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Con la vuelta del PP al gobierno local se ha recuperado un plan que ya se empezó a tramitar en el anterior mandado y que quedó en suspenso al no convencer al Ejecutivo tripartito. Se trata de la puesta en marcha del desarrollo e implantación de un Plan de Eficiencia Energética que en este caso afectará en principio sólo al alumbrado público. En la práctica, y una vez desarrollado el proyecto -que cuenta con una importante subvención procedente de fondos europeos- tanto el suministro como el mantenimiento del alumbrado de las calles estará en manos de una empresa privada. La idea no convence a los grupos políticos en la oposición municipal que ayer votaron en contra en el pleno extraordinario convocado para iniciar el expediente y no perder la subvención de casi medio millón de euros que se concedió a la ciudad.

De esta forma se da inicio a la tramitación para un plan director de eficiencia energética que supondrá la sustitución por tecnología LED de 16.000 puntos de luz de la vía pública y un ahorro anual de un millón de euros, según explicó el concejal delegado de Obras, Javier García. El edil concretó que ayer finalizaba el plazo de justificación de una subvención de 470.000 euros otorgada por el Fondo Europeo de Eficiencia Energética al Ayuntamiento de Marbella y que era necesario el acuerdo plenario para solicitar la modificación y ampliación del compromiso y así evitar la pérdida de la ayuda. Asimismo, el municipio optará a un proyecto de eficiencia energética con un montante inicial de 8 millones de euros para la renovación de las luminarias.

«Marbella necesita una apuesta decidida por la eficiencia energética», subrayó García, quien lamentó que el anterior equipo de Gobierno «no admitiera el proyecto y no tuviera en cuenta la auditoría energética que se realizó en 2015 y 2016». «Tenemos que conseguir que Marbella sea más sostenible, eficiente, innovadora y más inteligente», indicó, al tiempo que apuntó que con este plan se podrán cumplir los objetivos medioambientales que marca la Unión Europea para antes del año 2020.

Optimización y modernización

En este sentido, y frente a las crítica de la bancada contraria, el concejal recordó que fue durante el anterior mandato del PP en el Ayuntamiento cuando se iniciaron los trabajos y que en 2013 se realizó el proyecto de eficiencia energética que obtuvo la subvención de 470.000 euros. «Se va a hacer una gestión energética eficaz y responsable y vamos a poder tener realmente un servicio óptimo para nuestra ciudad». Entre otras medidas, aludió a la implantación de telecontrol y telegestión «para tener controladas por vía remota todas las luminarias». De esas medidas de modernización se encargará la empresa a la que finalmente se adjudique -por un periodo de 15 años- el suministro y conservación del alumbrado público. Será esta empresa la que durante el primer año de contrato acometa los 8 millones de euros en las mejoras necesarias para la optimización del gasto, en lo que irá el ahorro para las arcas municipales.

Los grupos de la oposición criticaron en bloque la medida al entender que la privatización del servicio afectará a la estabilidad laboral de los trabajadores municipales, algo en lo que incidió la edil socialista Blanca Fernández. «¿Qué va a pasar con esa estabilidad laboral, la garantiza usted?», preguntó al concejal Javier García, quien respondió: «que conste donde tenga que constar que me comprometo a esa estabilidad laboral, que no se verá afectada». «Pero aclare quién va a cambiar las luces de las calles», reclamaba desde su asiento, José Bernal. «Las luces de las calles ya sabe usted quien las va a cambiar», espetó la presidenta del pleno y alcaldesa Ángeles Muñoz, en referencia a que se ocupará la empresa, añadiendo que «los trabajadores del Ayuntamiento seguirán haciendo su trabajo en los edificios y dependencias municipales, instalaciones deportivas, colegios, eventos o alumbrado ornamental».

Para el concejal de CSSP-Podemos, Kata Núñez, «existen muchas formas para conseguir la eficiencia energética pero la propuesta que traen aquí es una trampa, porque tras ella se esconde la privatización del servicio durante 15 años y se puede hacer desde lo público», insistió.

«Ni tenemos recursos para realizar la auditoría ni para la implantación de este plan», explicó el popular Javier García, insistiendo en el «ahorro en la factura eléctrica para la ciudad (1 millón de euros al año); el ahorro de un 75% en el consumo, con el uso de tecnología led; y la reducción de emisiones de CO2».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos