El Ayuntamiento de Marbella pedirá a la Junta que aumente los puntos de control de las aguas de baño

Díaz y Corral observan la muestra recogida ayer en La Venus./Josele-Lanza -
Díaz y Corral observan la muestra recogida ayer en La Venus. / Josele-Lanza -

El objetivo es que más playas opten a Bandera Azul el próximo año, por lo que se reiterará a Acosol que retire el saneamiento del dominio marítimo terrestre

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

Marbella se mantiene este año como el municipio malagueño con más Banderas Azules con media docena en total, pero el Ayuntamiento es ambicioso y quiere más para su litoral. Para incrementar el número de distintivos, el concejal de Sostenibilidad, Miguel Díaz, ha anunciado que se solicitará a la Junta de Andalucía que aumente los puntos de muestreo de la calidad de las aguas de baño cara a la próxima temporada, ya que su óptimo estado es uno de los indicadores barajados para la concesión de las enseñas. La Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Adeac) ha otorgado banderas a los mismos enclaves que el año pasado. Las playas de Artola, Guadalmina, El Cable, El Faro y Casablanca, así como al Puerto Deportivo de Marbella.

El edil señaló que, además de pedirle a la Administración autonómica que aumente los puntos de control (en la actualidad toma muestras en 11 playas a través del Distrito Sanitario Costa del Sol), el Ayuntamiento se ha marcado como prioridad acometer de forma planificada mejoras en la red de saneamiento municipal, al tiempo que seguirá instando a la empresa pública de aguas Acosol, dependiente de la Mancomunidad de Municipios, a que retire el saneamiento del dominio público marítimo terrestre, para que todo ello abunde en la calidad de las aguas del litoral y en la posible concesión de más banderas.

El edil realizó estas manifestaciones durante una rueda de prensa en la que dio a conocer que las analíticas realizadas en los dos últimos meses avalan que las aguas de las playas del municipio son «excelentes». A los muestreos de la Junta se suman los realizados de oficio por el propio Ayuntamiento, en colaboración con la empresa concesionaria de aguas Hidralia, que por segundo año consecutivo está prestando este servicio en el litoral marbellí.

En concreto, entre el 15 de mayo y el 15 de septiembre Hidralia realizará un total de 224 analíticas en 25 puntos, algunas en zonas coincidentes con la Junta, a fin de tener un control exhaustivo y fiel de la calidad de las aguas de baño. «Contar con muchos puntos de muestreo y realizar analíticas con una frecuencia muy alta (de forma semanal o quincenal, según la zona), nos da una capacidad de reacción inmediata si se detectara alguna anomalía», afirmó el concejal, que compareció acompañado del gerente de Hidralia, Carlos Corral, en la playa de La Venus, al pie de la desembocadura del Arroyo de La Represa, donde se toman muestras cada siete días. El lugar elegido no fue casual. «Antes de 2015 incluso hubo que cerrar este punto al baño porque se daban niveles de bacterias por encima de lo que marcan las autoridades sanitarias», apuntó el máximo responsable de la delegación de Sostenibilidad, quien añadió que el anterior equipo de gobierno cerraba la playa aludiendo a la existencia de obras u otros motivos diferentes a los reales. Díaz sacó pecho de los trabajos realizados desde entonces por el Ayuntamiento para garantizar unas condiciones de baño saludables, gracias a mejoras en el embovedado o en la conducción de las aguas fecales a través de la red de saneamiento.

Vertidos

Por su parte, el gerente de Hidralia apuntó que las analíticas que se realizarán hasta que termine la campaña de playas se ajustan al Real Decreto 1341/2007 Calidad de Aguas de Baño mediante un control de los parámetros microbiológicos Escherichia Coli y Enterococos Intestinales. Sobre las mejoras acometidas en la desembocadura de La Represa, subrayó que en el tramo final del arroyo se ha instalado una compuerta motorizada que permitirá de forma telecontrolada fiscalizar los alivios de agua en caso de lluvias. Por otra parte, Corral explicó que, no obstante, en este punto se trabaja de forma más intensa a través de las analíticas, porque el cauce tiene una longitud extensa y cuenta con puntos históricos de vertidos sobre los que ya se trabaja para eliminarlos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos