El Ayuntamiento de Marbella recurre a grandes rocas para bloquear el acceso de coches a las Dunas de Artola

Los conductores se toparon ayer con el bloqueo de la entrada a la zona no autorizada. /Josele-Lanza -
Los conductores se toparon ayer con el bloqueo de la entrada a la zona no autorizada. / Josele-Lanza -

La medida, que se adoptó en la jornada de ayer, pretende frenar la invasión de vehículos en una zona de estacionamiento no autorizado

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Una solución de peso. El Ayuntamiento de Marbella, a través del área de Sostenibilidad, actuaba a primera hora de la mañana de ayer en la zona de aparcamiento de las Dunas de Artola con medidas más contundentes contra la invasión de vehículos en el entorno y en áreas donde no está permitido ni el estacionamiento ni la circulación de coches, salvo autorizados. Una excavadora depositaba justo en la entrada a la zona restringida y a lo largo de todo el perímetro varias piedras de grandes dimensiones y alto peso con la esperanza de que sirvan para acabar con una situación que si bien no es nueva sí se ha recrudecido debido al incremento de visitantes que está registrando la Costa del Sol durante este verano.

Noticia relacionada

Si la medida será definitiva y al fin acabará con la invasión de coches en la zona se verá en los próximos días. No es la primera vez que se opta por colocar piedras en el camino de los incívicos y éstos han terminado sacando fuerzas de su falta de concienciación para retirarlas. Tampoco han resultado efectivas otras soluciones adoptadas por el área de Sostenibilidad, como la instalación de puertas de madera y una barrera metálica. Todo ha resultado inútil, y hasta el precinto policial colocado hace unos días ha acabado por los suelos.

Las nuevas bolsas de aparcamientos habilitadas por el Consistorio en diversos puntos del litoral en Las Chapas han supuesto un balón de oxígeno para la congestión de coches en la zona, si bien son muchos los que no están dispuestos a andar ni 300 metros desde el coche a la playa y optan por invadir zonas protegidas.

Los bañistas han roto hasta ahora dos puertas de madera, una barrera y metal y hasta un precinto policial

El caso ha llevado a la asociación ProDunas a presentar hasta tres denuncias ante el Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y ante el propio Ayuntamiento. Reclaman una respuesta contundente y sanciones.

Desde la Policía Local se ha intensificado la vigilancia en la zona durante el verano, prohibiendo el aparcamiento tanto en la rotonda de acceso a Cabopino desde la autovía, como en el carril de bajada hasta el aparcamiento.

Fotos

Vídeos