El Ayuntamiento licitará la redacción del PGOU antes del verano y la contratará en este año

Ángeles Muñoz y Kika Caracuel, ayer en el Ayuntamiento. :: josele-lanza/
Ángeles Muñoz y Kika Caracuel, ayer en el Ayuntamiento. :: josele-lanza

Convocado un pleno de urgencia para aprobar las normas urbanísticas y el documento previo a la elaboración del futuro Plan

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

El Ayuntamiento de Marbella tiene previsto contratar antes de fin de año al equipo que redactará el nuevo Plan General de Ordenación Urbana, con el que se pretende poner fin a tres décadas de caos urbanístico en la ciudad. Para ello ha convocado para este miércoles un pleno urgente en el que se abordará la aprobación de cuatro documentos urbanísticos, entre ellos una dación de cuentas en la que se sentarán las bases para la licitación de la redacción del nuevo Plan.

El equipo de gobierno está a la espera de que el grupo de expertos contratado para la elaboración de un diagnóstico sobre la situación urbanística de la ciudad y la propuesta de soluciones concluya su trabajo, pero mientras tanto se ha redactado una dación de cuentas en la que se fijan los criterios y objetivos generales del futuro Plan General. Éste es uno de los cuatro documentos que se llevarán al pleno de este miércoles y a la comisión informativa de Urbanismo previa, convocada para el lunes.

Sobre la base de este documento se redactará el pliego de condiciones para la contratación del equipo redactor, que el gobierno municipal tiene previsto terminar de elaborar antes de este verano. A continuación se hará la licitación y se prevé que la contratación del equipo redactor pueda firmarse antes de fin de año. «Esperamos que se presenten los mejores», dijo la alcaldesa, Ángeles Muñoz, que recordó que ya existe una partida presupuestaria en las cuentas de este año reservada para este fin.

La regidora subrayó que la ciudad no puede quedarse atrás por no contar con un PGOU ajustado a la situación actual y que otros municipios aprovechen «la ola ascendente en el plano económico y turístico».

El documento que se aprobará el miércoles, que será la base del nuevo Plan, según explicó Muñoz, establece cinco ejes estratégicos sobre los que deberá construirse el futuro PGOU, que no se basará en los planes anteriores sino en la realidad material de la ciudad.

Estos ejes son la sostenibilidad ambiental, económica y social; la cualificación turística; una adecuada articulación en el ámbito territorial; una apuesta por la innovación y la excelencia urbana. El PGOU, además, deberá tener en cuenta el modelo de ciudad planteado por el Plan Estratégico y en su elaboración habrá diferentes niveles de participación. Habrá uno político, con presencia de todos los grupos municipales; otro político y gestor, en el que intervendrán la concejalía de Ordenación del Territorio y los distritos; uno técnico, con los propios técnicos municipales y del equipo redactor que se elija, y finalmente uno participativo en el que tendrán cabida los colegios profesionales, agentes sociales, colectivos y movimientos asociativos

En el pleno del miércoles también se aprobarán las normas urbanísticas del Plan de 1986, vigente desde que en noviembre de 2015 el Tribunal Supremo anulara el PGOU de 2010.

Se trata, según afirmó, de una prioridad señalada por el actual equipo de gobierno, «que ha trabajado en ello desde el primer momento porque es fundamental para agilizar la normalización urbanística, adaptando el plan vigente del 86 a la realidad actual».

Muñoz acusó al gobierno tripartito de haber tenido las alegaciones guardadas en un cajón sin darle traslado. En ese sentido, recordó que se aprobaron provisionalmente, en noviembre de 2017 y en febrero de 2018, y «ahora se llevan a aprobación definitiva una vez solventadas las alegaciones y una serie de objeciones que había puesto la Junta de Andalucía».

Cambios

Este documento introduce importantes cambios en la norma en vigor que afectan a la actividad económica. Muñoz citó entre ellas las relacionadas con la actividad hostelera, ya que reconoce la posibilidad de que exista actividad de restauración en primeras plantas del casco antiguo -lo que no existía en 1986, o una seria de normas que benefician a los hoteles, entre ellas la posibilidad de aumentar edificabilidad, de reconocer como hoteleras las parcelas contiguas o que no se computen a efectos de calcular el volumen los sótanos de los establecimientos.

Asimismo, las normas recogen, entre otros aspectos, nuevos usos para las viviendas fuera de ordenación que cumplen determinados supuestos ya que, hasta ahora solamente se podían hacer obras de mantenimiento y ahora se permitirán ampliaciones y reformas.

También se llevará a pleno una ordenanza municipal reguladora de la redacción y tramitación de los proyectos de urbanización y recepción de las obras de urbanización. Su objetivo es acortar los plazos de los proyectos de urbanización. Para Muñoz, «es muy importante el reconocimiento de lo existente para que se puedan desarrollar los suelos en urbanizaciones que ya están consolidadas».

Críticas del PSOE

Desde el grupo socialista, la concejala Isabel Pérez señaló que el pleno extraordinario de urbanismo que se propone «es otra muestra de la ineptitud que están teniendo en la delegación de Urbanismo, un área que se encuentra totalmente atascada, que en la actualidad no tiene capacidad de sacar nada, solo seguir lo empezado por el gobierno anterior».

La edil declaró que en lugar de traer al pleno la licitación de Plan General lo que traen «son unas páginas de ideas copiadas del Plan estratégico que ya tenemos, sin aportar nada nuevo. Es una pena que pierdan el tiempo en elaborar este tipo de documentos en vez de traer a pleno le verdadera licitación del Plan general. Esto es una nueva venta de humo en la que no se aporta nada nuevo y por supuesto no se cuenta con la ciudadanía».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos