El Ayuntamiento de Marbella justifica en la «urgencia» la ejecución en verano de las obras del Calvario

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

Con la ciudad atestada de veraneantes y los negocios esperando su llegada para cuadrar los números del siempre estéril invierno, no han sido pocos los que han acusado al Ayuntamiento de falta de planificación por ejecutar las obras de la avenida del Calvario, cortando para ello Ricardo Soriano -principal vía de conexión este-oeste- , ocupando parte de una temporada alta que en Marbella arranca en el mes de mayo. La concejala de Obras, Blanca Fernández, salió al paso de las críticas subrayando que la actuación fue acometida de «urgencia» tras las lluvias torrenciales del pasado mes de diciembre y aludió a problemas técnicos para justificar el retraso en la finalización de las obras. «La gente habla y no tiene ni idea de lo que está diciendo -afirmó sin ambages la edil-. Se ha actuando exclusivamente desde el punto de vista de la emergencia en la red separativa de pluviales y fecales, porque había zonas de la calzada que presentaban hundimiento».

Fernández apuntó asimismo que la obra comenzó en marzo porque los trámites administrativos impidieron iniciarla antes y respecto al retraso en la conclusión de la misma (el periodo de ejecución era de tres meses) aludió a «problemas técnicos». El más importante de todos ellos el surgido al realizar la conexión con la calle Nuestra Señora de Gracia a través de la avenida Ricardo Soriano. En concreto, la concejala explicó que la adjudicataria de la obra se encontró con una canalización de telefónica que estaba a más profundidad de lo esperado y se hizo necesario ahondar más de lo previsto, hasta el punto de sumar casi tres semanas de retraso al calendario inicialmente previsto.

El alcalde José Bernal afirmó que «ahora se están terminando las obras que estaban previstas» por el Ayuntamiento y que todas ellas están concluyendo en tiempo y forma. «Hemos hecho una planificación para que en verano haya las mínimas obras posibles», aseguró el primer edil, que invitó a dar una vuelta por Marbella para comprobar que los trabajos de mayor envergadura que se están ejecutando en estos momentos se realizan en los barrios. «Hay que entender que este equipo de gobierno no cambia losetas como el del PP sino que transforma barrios y eso lleva su tiempo y genera molestias, pero esas obras sirven para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos», argumentó. El regidor subrayó que en los dos años de mandato ya se han ejecutado obras por importe de 21 millones.

Fotos

Vídeos