El Ayuntamiento exigirá la renovación de la flota de autobuses al nuevo adjudicatario del transporte urbano

Usuarios cogen el autobús en pleno centro de Marbella. /Josele-Lanza -
Usuarios cogen el autobús en pleno centro de Marbella. / Josele-Lanza -

El equipo de gobierno calcula que la empresa que dará el relevo a CTSA-Portillo podría estar en funcionamiento antes de que finalice la temporada estival

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

El Ayuntamiento de Marbella trabaja en la redacción de un pliego que determinará las nuevas condiciones que marcarán el servicio de transporte urbano en la ciudad. Entre las cláusulas introducidas figura que el adjudicatario tendrá que renovar toda la flota de vehículos que circula por Marbella e introducir mejoras tecnológicas en el servicio que se presta al usuario, de modo que por ejemplo, éste pueda saber de manera fiable cuando llega el autobús, consultando la aplicación pertinente desde el teléfono móvil o las pantallas disponibles en las paradas.

Según los cálculos dados a conocer ayer por el Ayuntamiento de Marbella, está previsto publicar la licitación del nuevo servicio público de transporte colectivo urbano durante el primer trimestre del año con el objetivo de que la nueva adjudicataria pueda estar en funcionamiento antes de que finalice la temporada estival.

Para ello, lo que ha hecho el bipartito que gobierna en Marbella es rescatar el pliego redactado en 2015, a finales de la anterior etapa del PP al frente del Ayuntamiento, para licitar el contrato después de que el Gobierno del socialista José Bernal no lo hiciera. El tripartito entonces integrado por IU, que ostentaba las competencias de Transporte, estudió en su día la posibilidad de la municipalización del servicio sin que llegara a materializarse ninguna medida en este sentido.

«Entendemos que el servicio actual tiene que mejorar y eso pasa por una nueva licitación como trasladamos al Ejecutivo anterior ya que este Ayuntamiento carece de los medios propios para implementar un servicio público que requiere de una inversión en un año de entre 15 y 20 millones de euros», afirma el actual concejal de Transportes, Félix Romero. El edil concreta que tras rescatar el citado pliego los técnicos municipales están estudiándolo para sacarlo a licitación una vez que haya sido actualizado a la nueva normativa.

Déficit de tarifa

Romero apunta que el anterior Gobierno no terminaba de cerrar la relación con el actual operador (CTSA-Portillo, que trabaja sin concesión desde 2013) porque no entendía que este servicio público es deficitario y que sólo tiene dos posibles soluciones: subir las tarifas al usuario o que la administración asuma el déficit. El servicio de transporte urbano de Marbella se sustenta exclusivamente con el coste de los billetes. Una situación por la que el actual operador ha protestado repetidamente y que ahora será corregida de manera anual, vía presupuestos municipales. Romero subraya que en las cuentas municipales de 2018 hay contemplada una partida para hacer frente a este déficit de tarifa.

Romero señaló, asimismo, que la inacción del anterior Ejecutivo local en esta materia le saldrá cara a las arcas municipales, pues «nos hemos encontrado con varios procedimientos judiciales por parte del concesionario que nos van a acarrear una condena a la que vamos a tener que hacer frente con intereses y costas, multiplicándose al final el coste por dos o tres».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos