El Ayuntamiento de Estepona inicia una campaña de eliminación de la oruga procesionaria

Los operarios municipales están retirando a mano las bolsas ya que en este estadio no pueden usarse insecticidas

CHARO MÁRQUEZ ESTEPONA.

El Ayuntamiento de Estepona ha puesto en marcha una campaña para eliminar la oruga procesionaria de los pinos de la ciudad dado el riesgo que estos insectos pueden causar a las personas y a las mascotas. Los operarios municipales de Parques y Jardines están trabajando en los parques públicos, en las grandes zonas de pinares, en las inmediaciones de los centros educativos y en las áreas verdes. Los jardineros están retirando de forma manual los bolsones de estas orugas, ya que su estadio larvario avanzado impide el control a través de insecticidas. Los operarios cortan con una pértiga con tijera los bolsones para proceder posteriormente a la quema de los mismos.

El concejal de Parques y Jardines, Sergio Rodríguez, ha advertido que la inhalación de los finos pelos de la procesionaria, donde oculta su veneno, puede producir desde urticarias hasta reacciones alérgicas en niños y adultos. En el caso de los perros, éstos pueden sufrir necrosis en la garganta y en la lengua en caso de que se las coman y traguen todo el veneno que contienen estas orugas.

El edil ha señalado que este año se ha observado un adelanto en la eclosión de orugas y un descenso de las mismas por las ramas y los troncos de los pinos en pleno invierno cuando lo habitual es que esto ocurra a la entrada de la primavera. También ha explicado que el Ayuntamiento realiza durante todo el año un control de estos insectos. Así primero se llevó a cabo un tratamiento con insecticidas a través de inyecciones y posteriormente otro que ataca a las larvas en su fase más temprana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos