El Ayuntamiento de Estepona asegura que ya no necesita plan de saneamiento económico

Se han abonado 46 millones de euros de deuda en dos años y restan 200 de los 300 millones cifrados en 2011

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

El Ayuntamiento de Estepona ha conseguido cumplir todos los objetivos previstos en el Plan de Saneamiento Económico-Financiero 2015-2017 de manera que se dejará sin efecto la aplicación para sucesivos ejercicios. Así lo anunció ayer el teniente de alcalde del área Económica, Manuel Aguilar que explicó que la Intervención municipal ha certificado que «se ha cumplido en la liquidación presupuestaria del ejercicio 2016 de manera muy ampliada con los objetivos previstos hasta 2017».

Aguilar abundó en que se ha cumplido el objetivo de reducción de la deuda con el pago de un total de 46 millones de euros en dos años (ejercicios 2015 y 2016), habiéndose abonado un total de 100 millones de los 300 millones de euros de deuda heredada que existía en 2011; reduciéndose, por tanto, el débito municipal a 200 millones de euros, según certifica la Intervención municipal. Aguilar explicó que el plan de saneamiento contemplaba reducir la deuda en 30 millones frente a los 46 saldados.

Otro de los objetivos del plan era reducir los costes de personal, de manera que la partida presupuestaria destinada a la plantilla no superara el 55 por ciento de los ingresos corrientes de la Administración local. Según Aguilar, el coste total de personal en 2016 representó el 38,95% . Y para evitar el «enchufismo de los anteriores responsables municipales», el edil señaló que las jubilaciones o incapacidades definitivas que se produzcan en la plantilla sólo podrán ser compensadas a través de nuevas convocatorias de plazas por oposición.

Por otra parte, el equipo de gobierno ha expuesto que se han incrementado los ingresos con «la puesta en valor» de parcelas municipales que se encontraban abandonadas o en desuso, mediante concesiones administrativas.

Además el concejal de Hacienda recordó que el plan de saneamiento económico se implementó con un plan de austeridad en el gasto con medidas de ahorro como la eliminación de más de un centenar de móviles corporativos, del coche oficial del alcalde, o de alquileres de locales innecesarios, entre otros conceptos.

El PSOE salió ayer al paso de lo que considera un discurso «triunfalista y embustero» del equipo de gobierno. Así apuntó que, según los datos oficiales del Ministerio de Hacienda, cuando el PP llegó a la alcaldía la deuda con los bancos se situaba en 16.540.000 euros y a fecha 31 de diciembre es de un total de 80.282.000 euros.

Respecto al capítulo de personal, el PSOE considera «sorprendente» que el PP diga que ha reducido éste «pero omita la verdad y no reconozca que eso ha supuesto que el personal que antes trabajaba en el Ayuntamiento, al estar ahora privatizado, se adscribe a otro capítulo del presupuesto pero, pese a ello, sigue indirectamente percibiendo su nómina del consistorio. Una vez más tratan de confundir a la ciudadanía».

Los socialistas también criticaron que el PP se «pavonee» de la supuesta puesta en valor de parcelas en desuso, «cuando no es más que poner en manos de la iniciativa privada, para su lucro y explotación, terreno que el día de mañana deberían albergar colegios, centros de salud, instalaciones deportivas u otros equipamientos que ya no podrán existir porque así lo ha decidido el PP».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos