El Ayuntamiento encarga un plan de viabilidad para determinar el futuro del Francisco Norte

Dos obreros derriban una de las barreras arquitectónicas presentes en las instalaciones. :: josele-lanza
Dos obreros derriban una de las barreras arquitectónicas presentes en las instalaciones. :: josele-lanza

Mientras se elabora el estudio, el Consistorio ha iniciado obras de cerramiento para preservar las pistas de nuevos actos vandálicos

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

El futuro de las pistas del Francisco Norte está aun por escribir. El Ayuntamiento de Marbella ha encargado un estudio de viabilidad con el objetivo de fijar fórmulas idóneas para el mejor aprovechamiento de los 4.000 metros destinados a dotaciones deportivas, después de haber detectado un rosario completo de incidencias que, unido a la falta de personal municipal, hace imposible la reapertura de las canchas situadas en pleno centro. El informe encargado a una consultoría especializada por 16.940 euros arrojará luz sobre las posibles soluciones a adoptar y su coste, que, a priori, sin que medie papel alguno ya se adivina alto. El Ayuntamiento esperará a tener en sus manos el citado plan para tomar las mejores decisiones, por lo que en principio no descarta ninguna posibilidad, incluso dar otro uso al espacio.

Las incidencias detectadas son de diversa índole, las más destacadas se refieren a filtraciones hacia el aparcamiento Francisco Norte situado justo debajo, canalizaciones de pluviales y saneamiento sin definir, además de una presumible mala orientación de las pistas de paddel que las hace inservibles para la práctica deportiva, por lo que el Ayuntamiento espera también al dictamen del plan de viabilidad para saber si habrá que demolerlas. «La obra se llevó a cabo de una manera muy anárquica, no sabemos quién daba aquí las órdenes, por lo que el proyecto que se terminó no se corresponde con el proyecto inicial», afirmó la concejala de Obras, Blanca Fernández, durante una visita ayer a las pistas junto al alcalde José Bernal. En referencia a la falta de sintonía con los planos, la edil aludió a una zona de gimnasio proyectada de 2.000 metros cuadrados que está sin construir y cuya ejecución ahora requiere un refuerzo estructural del subsuelo donde se localiza el 'parking'. «Hay que tener en cuenta que aquí hay que echarle dinero, posiblemente mucho», señaló la concejala de Obras. «Cuando tengamos el plan de viabilidad, que será en breve -acotó-, sabremos cuanto dinero más hay que destinar a este espacio para darle el uso que se considere». Es este punto, preguntada por la posibilidad de que el Ayuntamiento otorgue un uso distinto al espacio, Fernández conminó a esperar las conclusiones del informe. Lo que sí refirió es que estas pistas no son las únicas que tiene Marbella y que el presupuesto de la delegación municipal de Deportes hay que repartirlo para el mantenimiento de todas ellas.

A la espera de que el estudio encargado arroje luz sobre las posibles soluciones a implementar y señale las medidas a adoptar por la repercusión que la hipotética apertura de las pistas podría tener sobre la calidad de vida de los vecinos (la concejala afirma que el estudio de impacto acústico por parte del Ayuntamiento es inevitable), el equipo de gobierno ha encargado unas obras de cerramiento perimetral de las pistas que comenzaron a ejecutarse este pasado martes para evitar nuevos actos vandálicos y frenar en la medida de lo posible el progresivo deterioro de las instalaciones. Estas obras, a cargo de una empresa local sobre un proyecto elaborado también por ingenieros del municipio, tiene un coste de 58.000 euros. Los trabajos cuentan con un plazo de ejecución de mes y medio y supondrán el despliegue perimetral de 201 metros lineales de valla, circundando toda la parte deportiva. Además, se solventarán los problemas de accesibilidad con los que cuenta el recinto y se colocará una mampara en la zona de conserjería para separarla de la parte construida.

El equipo de gobierno no descarta ninguna posibilidad, incluso dar otro uso al espacio

El alcalde afirmó que las pistas del Francisco Norte se han convertido «en el vivo monumento de la vergüenza de la gestión del PP, que además tiene la indecencia de reclamar que las abramos cuando no cumplen con los requisitos básicos». El primer edil acusó además al anterior equipo de gobierno de haber recepcionado las instalaciones en mayo de 2015 con el único objetivo de que la entonces alcaldesa Ángeles Muñoz se hiciera una foto electoralista junto al jugador Sergio Ramos. El futbolista es uno de los socios de la empresa que construyó el aparcamiento, que funciona en régimen de concesión, y mediante un convenio con el Ayuntamiento para abrir el 'parking', también acometió el espacio deportivo en la cubierta, que es de titularidad municipal. Un millón y medio de euros le costó acondicionar los 9.586 metros cuadrados de superficie. De ellos, 4.000 metros están destinados a pistas, y 3.687, a zonas de recreo.

Fotos

Vídeos