El Ayuntamiento de Marbella desbloquea el pago de tres millones de euros en facturas a proveedores

El portavoz municipal, Felix Romero. / Josele-Lanza -

El Consistorio duplica el plazo que fija la ley, llegando a superar en el pasado mes de julio la barrera de los 62 días de atrasos en los pagos

PABLO COLLANTES MARBELLA.

Pese a que la anterior ejecutiva afirmaba con rotundidad haber saneado las cuentas del Ayuntamiento, la llegada del nuevo gobierno ha servido para exponer públicamente las deudas que mantiene el Consistorio con sus proveedores. El portavoz municipal, Félix Romero, avanzó ayer el desbloqueo del pago de más de 3 millones de euros en facturas a proveedores «que estaban en los cajones de las delegaciones».

El portavoz explicó que el bipartito «se ha encontrado una cantidad inmensa de facturas que no llegaban a la delegación de Hacienda», por lo que no se podía proceder al pago. «La mayoría de las facturas son certificaciones de obras que no llegaban al trámite de pago porque estaban pendientes de trámites o no podían ser convalidadas por los técnicos ya que en muchos casos no se había seguido el procedimiento oportuno», aclaró.

En este sentido, la mayoría de estos procedimientos se atascaban en un mismo lugar. «Hablamos de un número de reparos muy importantes de Intervención que serán remitidos al Tribunal de Cuentas en cumplimiento de la ley», destacó el edil.

Esto ha provocado, según una consulta realizada a la Secretaría de Estado de Hacienda, que el periodo de pago a proveedores en el mes de julio rozara los 63 días, más del doble de lo permitido por ley, que fija este plazo en 30 días. El portavoz municipal, acusó al gobierno tripartido de una «dejadez absoluta» en el proceso de liquidación y sostuvo que la etapa del gobierno popular, el límite no superaba la quincena. «Centraremos todos los esfuerzos en recuperar la confianza de muchas de las empresas que trabajan para la ciudad». «Muchos de los proveedores se ven abocados a una situación límite», explicó.

Además, el hecho de superar el periodo máximo de pago, afectaría a las inversiones que se pueden realizar con el superávit en materia de planes sostenibles, servicios y obras. «Son inversiones que nos demanda la ciudadanía», subrayó Romero.

«Es vital reducir ese plazo medio para que los fondos que no fueron invertidos por la parálisis del anterior Gobierno no tengan el único destino de pagar deuda en lugar de utilizarlos para proyectos vitales para la ciudad», aseguró.

Como primeros pasos, en la Junta de Gobierno Local celebrada ayer se desbloquearon 500.000 de los tres millones de euros que hasta el momento se han tramitado, mientras que en la anterior reunión del ejecutivo municipal fueron más de 2 millones, y 400.000 euros en el pasado pleno extraordinario.

El papel de Osorio, a debate

En cualquier caso, una de las dudas que plantea la deuda a proveedores es por qué el actual concejal de Hacienda, Manuel Osorio, en el cargo durante los dos últimos años, no expuso a tiempo la demora en los plazos para liquidar dichas facturas. El edil, reconoció la semana pasada que en los últimos años la situación se había agravado, al tiempo que explicó que muchas de esas facturas pendientes «nunca llegaron a sus manos».

Por su parte, el PSOE no tardó en salir al paso de las críticas y le exigió explicaciones al respecto, insinuando que el edil «bloqueó el pago de facturas para preparar la moción de censura». «El caos dependía de Osorio», alegaron en un comunicado los socialistas.

De esta forma el PSOE recuerda que el edil de Hacienda quiso convocar un pleno extraordinario el pasado 14 de agosto para valorar la situación financiera de las arcas municipales, algo que nunca llegó a suceder ya que ese día se firmó el acuerdo que devolvió la Alcaldía al PP.

Fotos

Vídeos