La Audiencia ordena reabrir el 'caso PGOU' en Marbella y recabar nuevos testimonios

La exportavoz socialista Susana Radío, que declarará como testigo, en una imagen del pleno de 2009/Josele-Lanza -
La exportavoz socialista Susana Radío, que declarará como testigo, en una imagen del pleno de 2009 / Josele-Lanza -

Considera que pudo haberse cometido un delito de 'falsedad por imprudencia' en la transcripción de las actas en las que se aprobó el Plan General de Marbella

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Málaga ha ordenado reabrir el conocido como 'caso PGOU', en el que se investiga una posible falsedad en las actas del pleno municipal de Marbella celebrado en julio de 2009 en el que se aprobó ese documento de planeamiento urbanístico, anulado seis años más tarde. La Sala considera que el archivo de la causa, ordenado por el juez instructor el pasado verano, fue precipitado y admite de esa manera de forma parcial los recursos presentados por el fiscal de área de Marbella y el Grupo Municipal Socialista.

El caso, originado en una querella de la Fiscalía de Área de Marbella, intenta dilucidar si durante la celebración del pleno se advirtió a los concejales de la inclusión de modificaciones de última hora en el documento, tal y como recogen las actas. Estas modificaciones se refieren, entre otras, a 22 planos, incluidos los que reflejan las lindes con Benahavís, que fueron cambiadas sobre la propuesta original para dar cumplimiento a un dictamen del Consejo Consultivo de Andalucía.

Debido a que en esa zona se encuentra la vivienda de la alcaldesa, Ángeles Muñoz, el grupo socialista considera que hubo interés por parte de la regidora de ocultar el cambio.

El caso fue archivado el pasado agosto por el juez instructor, quien consideró que no había indicios de delito ni en la modificación de los documentos aportados a última hora antes del pleno ni en el acta de esa sesión. En aquel auto, dictado el pasado agosto, el instructor señaló que no hubo ninguna intención «ni mala ni buena» por parte del equipo de gobierno de que las modificaciones introducidas a última hora pasaran desapercibidas, «pues el escrito (con las modificaciones) ni fue presentado por dicho equipo de gobierno, ni fue redactado por éste, ni fue quien introdujo los cambios mencionados».

Por ello, el juez concluyó que no se aprecia razón alguna para esconder la realidad de lo sucedido en el pleno en relación con lo que se reflejó en el acta de esa sesión. “Bien es cierto que no se hizo con la amplitud que se hubiera deseado, pero sí se mencionó y se puso en conocimiento de los concejales, poniendo de manifiesto que esos escritos estaban unidos al expediente”.

Ahora, la Audiencia corrige al magistrado y señala una posibilidad no contemplada en el auto de archivo del juez: que pudiera haber habido falsedad en su modalidad de imprudencia grave, es decir, sin intención dolosa.

Por eso, ordena que se practiquen las diligencias solicitadas por el fiscal, que consisten en la citación como testigos de las funcionarias que procedieron a la transcripción del vídeo del acta de la sesión, así como de los exediles Susana Radío (portavoz del PSOE en aquel momento) y Diego Eizaguirre, que por aquel entonces integraba el grupo popular aunque posterioremente se unió a las plataformas críticas con Ángeles Muñoz.

En esta causa se encontraba como investigado el vicesecretario municipal Javier de las Cuevas, fallecido recientemente. Ángeles Muñoz, contra quien también se dirigen las acusaciones, no se encuentra investigada por su condición de senadora, que le garantiza el aforamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos