Alta gastronomía andaluza a debate en Marbella

Parte de los 300 participantes del Foro All Stars posan a las puertas del hotel Don Pepe que acogió ayer esta cumbre de la alta cocina. :: josele-lanza/
Parte de los 300 participantes del Foro All Stars posan a las puertas del hotel Don Pepe que acogió ayer esta cumbre de la alta cocina. :: josele-lanza

Los más de 300 expertos del sector aclaran que la identidad digital, la sala y la dimensión artística son tan importantes como el producto gastronómico

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

La alta gastronomía andaluza se analizó ayer a sí misma para identificar sus fortalezas y debilidades, retos y oportunidades. En ocho mesas de debate, los asistentes al III Foro Marbella All Stars abordaron temas como la identidad de la cocina andaluza, la revolución de la sala, el arte, la promoción, las nuevas tecnologías y sobre todo la formación.

La formación fue la gran protagonista, asunto transversal que estuvo presente en todas las mesas. Todos los participantes coincidieron en la necesidad de mejorarla e intensificarla y no sólo en las cocinas, sino también en la sala.

El crítico gastronómico Enrique Bellver, moderador de la mesa ' La revolución de la Sala. ¿Cómo mejorar la calidad de servicio y la experiencia en la Sala del restaurante?' expuso en sus conclusiones que no se ha vocacionado a la sala como a la cocina. Resaltó la necesidad de profesionalizar a camareros, maitres o sumilleres, como ya se hace con los chefs. Y remarcó que la sala supone «el 50% del éxito de un restaurante, pudiendo hacer de una cocina regular una buena cocina, y viceversa».

Cualificación

En esta misma línea se postularon los integrantes de la mesa 'Promoción del Turismo Gastronómico Excelente de Marbella y Málaga en un entorno internacional a debate: objetivos a conseguir y estrategia a seguir. Ejemplos a seguir' moderada por la periodista Arantxa López. Entre las conclusiones de este foro: la necesidad de dignificar los puestos de trabajo de la hostelería e incrementar la cualificación de los profesionales del sector con una formación común a todas las comunidades autónomas. «En Málaga el turismo, la hostelería y la gastronomía son la tabla de salvación donde se agarran aquellos que no saben qué hacer. Al revés, debemos entenderla como una verdadera industria y reclamar profesionalidad para el sector», exigía López.

Otra de las claves que se apuntaron en los debates profesionales fue la necesidad de que el sector invierta en identidad digital, entendiendo ésta como marketing y posicionamiento en las redes sociales; así como en la dimensión artística de alta gastronomía. Tan importante como el producto es la presentación, la escenografía y la manera de venderlo. El periodista Julio Rodríguez reveló, tras moderar la mesa sobre identidad digital, que la mayoría de los chefs no dedican el mismo tiempo al proveedor de carne que a las empresas especializadas en la imagen y marca de sus restaurantes.

Las nuevas tecnologías también estuvieron presentes en la mesa 'La alimentación consciente o MindFoodness como tendencia con más fuerza para el futuro'. Esperanza Peláez, periodista moderadora, lamentó la distracción que provocan los teléfonos móviles en el momento de la comida. Los participantes en este debate propusieron medidas como ofrecer descuentos a aquellos clientes que prescindan de su teléfono en la mesa.

La impulsora de Marbella All Stars, María Asenjo, resaltó que esta cumbre de alta gastronomía reunió a 300 profesionales, 50 marcas de alta hostelería (el 40 por ciento de fuera de España) y posibilitó 3.000 contactos comerciales. Una de las novedades de la III Edición de Marbella All Stars fue el I Premio Costa del Sol All Stars al mejor cocinero de restaurante y hotel embajadores de los productos 'Sabor a Málaga' que recayeron en Pablo Castillo de' SaVor Restaurantes' y a Nacho Torrejimeno de Healthouse Las Dunas, respectivamente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos