La alcaldesa señala como objetivo prioritario la reducción del tiempo de tramitación de licencias

La alcaldesa, durante su comparecencia de ayer en la sala de comisiones del Ayuntamiento. /Josele-Lanza -
La alcaldesa, durante su comparecencia de ayer en la sala de comisiones del Ayuntamiento. / Josele-Lanza -

Anuncia una reestructuración del área de Urbanismo y asegura que el plazo aceptable no debe superar los tres o cuatro meses

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

«Si hay un área donde se tiene que visualizar que se ha dado un paso importante y que cambia el sentido es Urbanismo». Así se refirió ayer la alcaldesa, Ángeles Muñoz, a la necesidad de agilizar los tiempos de concesión de licencias de obra, que actualmente se sitúan en torno al año y medio.

Muñoz, que compareció para avanzar los objetivos para este año del gobierno municipal que encabeza, indicó que los plazos razonables, y por lo tanto la meta a alcanzar, se sitúa en 15 días para dar respuesta a las peticiones de información y entre tres y cuatro meses la tramitación de los permisos de obra. Para el comienzo de este año el objetivo del equipo de gobierno es reducir el plazo para la concesión de licencias a unos nueve meses, la mitad de la demora actual.

Para alcanzar esas metas, el equipo de gobierno ha modificado la estructura de la Delegación de Urbanismo y hará contrataciones tanto de abogados como de auxiliares administrativos. La alcaldesa aseguró que lo que se pretende es que ese cambio se traduzca en una agilización en la concesión de las licencias de obras, una de las cuestiones que más preocupación levantó en los últimos tiempos entre los empresarios del sector.

La alcaldesa adelantó también que durante 2018 se licitará el pliego para la redacción del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y se aprobará la adaptación a la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) del documento actual, aprobado en 1986 y que volvió a entrar en vigor en noviembre de 2015 cuando el Tribunal Supremo anuló el Plan de 2010.

Durante este año también está previsto que se dé inicio a las obras de remodelación y mejora de la Milla de Oro, se licite el pliego de condiciones para el servicio de transporte público, se retomen las obras de nuevos tramos del paseo marítimo y se instale la videovigilancia en la ciudad. Asimismo, está previsto que se vuelva a poner en marcha el Plan de Barrios, con una inversión de 3,5 millones de euros.

Para Muñoz, 2018 será un año de oportunidades para Marbella, de reforzamiento de su imagen y de proyección de su marca. En ese sentido enmarcó los grandes eventos deportivos que tendrán a la ciudad como sede: la Copa Davis, Ironman, la Vuelta Ciclista y la Asamblea General de los Comités Olímpicos Europeos.

«Tenemos que aprovechar estas oportunidades y otras que se producirán a lo largo del año además de nuestro potencial en áreas como la oferta gastronómica o la de compras para reforzar nuestra imagen», subrayó.

Cascos urbanos

También señaló como objetivos la reactivación de los cascos urbanos de Marbella y San Pedro Alcántara y la recuperación de las obras de nuevos tramos del paseo marítimo. «También pondremos en marcha el sistema de videovigilancia, el soterramiento de los cables de alta tensión, la residencia de mayores, con una partida presupuestaria ya aprobada para iniciar la rehabilitación del Trapiche del Prado, la remodelación de la Milla de Oro y el Plan de Barrios, con un presupuesto de 3,5 millones de euros», dijo.

En relación a la ejecución de las grandes infraestructuras cuya competencia no corresponde al Ayuntamiento, anunció una próxima reunión con la consejera de Salud para abordar la situación de bloqueo de la ampliación del Hospital Costa del Sol y mostró su intención de tratar también con la Junta la situación del puerto de La Bajadilla.

También mostró su confianza en que la ciudad recupere bienes inmuebles inmovilizados a Roca, en especial la finca La Caridad y el edificio situado en la zona del Hospital, donde pretende que se construya la futura Ciudad de la Justicia.

En su balance de los cuatro meses al frente del Ayuntamiento, destacó que hay dos formas de gobernar: «la del anterior Ejecutivo que sumió al Consistorio en una parálisis y la del nuevo, que entre otros hitos ha recuperado los servicios públicos y ha aprobado el presupuesto en el plazo que marca la ley para que esté en vigor a principios de año». En su opinión, han sido cuatro meses intensos «para paliar más de dos años de parálisis en los que no han sabido aprovechar la mejora económica en general».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos