La alcaldesa de Marbella adelanta el pleno para votar el 155 en el Senado y el PSOE estalla

Rueda de prensa del PSOE./
Rueda de prensa del PSOE.

Bernal acusa a Ángeles Muñoz de no respetar a la oposición por adelantar la sesión municipal al jueves para poder ejercer de senadora el viernes

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

La doble condición de alcaldesa de Marbella y senadora de Ángeles Muñoz ha provocado el primer conflicto en el Ayuntamiento. El Grupo Municipal Socialista ha puesto el grito en el cielo después de que la primera edil adelantara 24 horas la convocatoria del pleno ordinario (que se celebra el último viernes de cada mes) para poder asistir a la sesión del Senado donde se votará la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, que ha sido convocado para este viernes.

El adelanto del pleno al jueves ha provocado una airada reacción de los ediles socialistas, la mayoría de los cuales no tiene dedicación exclusiva, que fueron notificados del cambio ayer, lunes. El exalcalde, José Bernal, que tras ser desplazado del sillón de mando este verano con una moción de censura volvió a su puesto de profesor de secundaria en el Instituto Victoria Kent, ha anunciado que no podrá estar presente durante toda la sesión, ya que sus alumnos se encuentran en periodo de evaluación y él no puede soslayar sus obligaciones como profesor. “Yo solamente voy a venir al pleno las horas no lectivas, porque mis alumnos y mis alumnas, por el antojo de que la señora Muñoz quiere estar en dos sitios a la vez no se van a quedar sin tomar clase”, dijo el concejal socialista, que aseguró que el cambio de día no fue negociado con la oposición. “La transparencia desapareció y los buenos modos van por el mismo camino”, afirmó.

Bernal aseguró que la fecha de celebración de los plenos el último viernes de cada mes está fijado por el reglamento y que no se trata de una cuestión de fuerza mayor, “sino de la fuerza mayor de que no quiere soltar los cargos”.

El portavoz socialista explicó que hay ediles de su formación que el jueves no se encuentran en el país y que otros han ajustado sus obligaciones laborales en función de lo que indica el reglamento, es decir, la celebración de los plenos el último viernes de cada mes. “Otra vez volvemos a hacer del Ayuntamiento de Marbella el cortijo de la señora Muñoz, que cambia los plenos cuando le viene en gana y cuando le viene bien para poder seguir estando en dos sitios”, lamentó.

Fotos

Vídeos