Bernal da por hecho su salida de la Alcaldía de Marbella tras el anuncio de la moción de censura

Simpatizantes socialistas arroparon al alcalde durante la rueda de prensa / Josele-Lanza

El alcalde socialista mantendrá en su cargo hasta el último momento a los dos ediles de Opción Sampedreña, que han comunicado un pacto con el Partido Popular

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

El socialista José Bernal ya se ve fuera de la Alcaldía de Marbella. Tras el anuncio realizado el viernes por la noche por los ediles de Opción Sampedreña (OSP), todavía compañeros suyos en el gobierno municipal, de que impulsarían una moción de censura con el Partido Popular, el alcalde protagonizó ayer una comparecencia con aroma a despedida en la que dio por hecho su salida. «Nos vamos tranquilos con el compromiso de volver, porque nos pueden arrebatar la Alcaldía, pero no la dignidad», dijo.

Arropado por los ediles del grupo socialista, los cargos de confianza de su equipo y medio centenar de militantes que lo interrumpieron constantemente con aplausos, Bernal reconoció en una comparecencia organizada en el Ayuntamiento su dificultad para asimilar lo sucedido y aseguró sentirse dolido a nivel personal por la decisión de OSP, pero no traicionado.

El alcalde reivindicó su labor al frente del Ayuntamiento y dijo que la moción de censura anunciada por los ediles de Opción Sampedreña no ha quedado explicada. «Podemos es hoy exactamente el mismo que hace diez días y que hace dos años. Juega su papel y está en la oposición», afirmó para referirse a los argumentos de OSP, referidos al desgaste provocado por la formación morada su su supuesta intención de no respaldar la aprobación de los presupuestos.

Aunque recriminó a Podemos que haya tensado la cuerda, aseguró que «tensar la cuerda es una excusa, no un motivo» y sugirió que detrás de la iniciativa de desplazarlo de la Alcaldía hay cuestiones que no se han explicado. En ese sentido, mostró su temor a que el urbanismo de la ciudad «vuelva a caer en manos de quienes hacían prescribir multas y además tienen procesos judiciales abiertos».

Noticias relacionadas

Bernal recordó que hace diez días el consejo de OSP votó continuar en el gobierno tripartito, y que sin que se haya incumplido ninguno de los puntos acordados entonces esa decisión ha sido modificada en sentido contrario. «Quien lo tiene que explicar no soy yo, son los miembros de Opción Sampedreña», dijo. «En nuestra opinión no queda suficientemente explicada la moción, porque si no había motivos hace diez días, tampoco los hay ahora», afirmó.

Bernal aseguró que le cuesta asimilar lo que ha sucedido no sólo por la relación que mantenía con los dos concejales del partido sampedreño –a quienes se refirió como ‘Rafa’ y ‘Manolo’– sino por las experiencias compartidas con ellos durante estos dos años en el gobierno y los cuatro anteriores en la oposición al segundo gobierno de Ángeles Muñoz. «Me cuesta asimilar lo que está pasando; me cuesta entender que aquellos con quienes hemos luchado juntos para recuperar la legalidad en nuestro pueblo se lo entreguen a cambio de nada al PP», afirmó.

En ese sentido, consideró incomprensible que los aún miembros de su gobierno hayan decidido pactar «con quienes nos arrastraron por el pleno, con quienes enchufaban a gente a dedo, con quienes han llamado catetos a los sampedreños, con quienes te arrebatan 170.000 metros cuadrados de San Pedro para regalárselos a Benahavís o quienes partieron San Pedro por la mitad sin respetar más de 150 años de historia».

Pese a que no ocultó su contrariedad, Bernal evitó lanzar reproches a los ediles de OSP y adelantó que no serán destituidos de sus cargos ni se les retirarán competencias en los días que resten hasta que deba abandonar su cargo. «No haré pasar a esta ciudad por ningún espectáculo bochornoso, sin ningún decreto de cese, ni ninguna retirada de competencias de absolutamente nadie porque somos un equipo y esta ciudad necesita el esfuerzo y el trabajo de todos», dijo.

Asimismo, advirtió de que como grupo municipal, los socialistas están personados en todas «las gravísimas causas que Ángeles Muñoz tiene abiertas; las que se conocen y las que todavía no han saltado a los medios ya que se han interpuesto en el último mes», adelantó.

«Enorme indecencia

Por su parte, el portavoz de Izquierda Unida y miembro aún del equipo de gobierno municipal de Marbella, Miguel Díaz, arremetió también contra la iniciativa anunciada por Opción Sampedreña y la calificó de «enorme indecencia política». Díaz compareció reivindicó lo realizado durante estos dos años de gobierno tripartito. «Estamos haciendo una opción de cambio que ahora se trunca», dijo.

El edil descartó que la anunciada moción de censura sea un hito de normalidad y opinó por el contrario que se trata de una prueba más de los intereses que se mueven alrededor de una ciudad como Marbella, contrarios a los intereses generales de la población. «Con esta indecencia y esta deslealtad, OSP nos ha regalado un ‘flashback’ del verano de 2003», dijo en relación a la moción de censura urdida en ese año, cuando Marisol Yagüe desplazó a Julián Muñoz en una operación organizada por Juan Antonio Roca.

El concejal dijo que no hay razones fundadas y creíbles para explicar lo que calificó como un «golpe de mano» y aunque aseguró que la posición de Podemos –esgrimida como argumento para fundamentar la moción de censura por parte de OSP– no es más que una excusa, afeó al partido morado no haber estado «a la altura de las circunstancias».

Fotos

Vídeos