VÍA DE AGUA EN SAN PEDRO

VÍA DE AGUA EN SAN PEDRO
LA LUPA

El Partido Popular termina el año en el que volvió al poder con preocupación por las consecuencias electorales que el pacto de gobierno puede tener en un distrito clave para ganar las elecciones

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

SEGURAMENTE cuando en estos días los miembros del equipo de gobierno municipal hagan su balance de sombras y luces de este año frenético, en el que se consumó un inesperado cambio de gobierno tras la moción de censura que acabó con el pacto tripartito, tendrán claro de qué lado poner al apartado San Pedro Alcántara. Y no irá en el de las luces.

Quienes se dedican en serio a la política, no los aficionados a quienes «les gusta» la política, tienen con el poder una relación obligatoria que se parece más a aquellas relaciones que se establecen por responsabilidad profesional que las que se sustentan en el afecto y que se amortizan en el momento en que ese afecto mengua. Se podría decir que un político de estos - los de verdad, los de profesión, no los vocacionales- siente la obligación de acceder al poder cuando no lo tiene y de mantenerlo cuando ya lo ha conseguido, del mismo modo que recuperar la libertad, de una u otra manera, es la obsesión de cualquier persona que la ha perdido.

Por eso, es probable que muchas de las situaciones con las que los concejales del Partido Popular se han encontrado en los tres meses que llevan en el gobierno los hayan sorprendido, no por una falta de previsión, sino porque seguramente lo que ocupó sus cabezas durante los poco más de dos años que estuvieron en la oposición fue esa lógica obsesión por recuperarlo. Ese pulso irrenunciable por acceder al poder sin el que la política no existiría impide casi siempre considerar las eventuales consecuencias negativas del éxito, cuya evaluación siempre es a posteriori.

La mayor parte de quienes integran el grupo municipal del Partido Popular ya estuvo durante los ocho años anteriores de mandato de Ángeles Muñoz y es probable que cuando se decidió montar la moción de censura que los devolvía a los sillones de mando imaginaran un paisaje similar al plácido periodo 2007-2015. Sin embargo, estos poco más de 100 días transcurridos desde aquella sesión del 29 de agosto han bastado para demostrar que la situación es bastante diferente a la de entonces.

Cuando tras las elecciones de 2015 los dos ediles de Opción Sampedreña se encontraron en la situación de poder decidir si pactaban a izquierda o a derecha se decidieron por la primera opción por varios motivos. Uno de ellos, fundamental, fue el temor a verse fagocitados por un grupo popular que los sextuplicaba en número de concejales (13 frente a 2) y que además contaba con una experiencia de gobierno de la que ellos carecían. Sin embargo, después de dos años en los que aprendieron a moverse por los pasillos del Ayuntamiento y tras haber demostrado con hechos que no están inevitablemente ligados a una u otra alianza, comprendieron que a la hora de conformar una mayoría sus dos ediles son tan necesarios como los otros 13 y que por lo tanto podían hacerlos valer. Y tanto que lo hicieron.

Los ediles del Partido Popular ya han tenido tiempo de saber que esta segunda etapa en el gobierno municipal no se parecerá en nada a los ocho confortables años en los que disfrutaron de mayoría absoluta. En primer lugar, porque disponen de menos medios. OSP aprovechó su fuerza en la negociación y en el reparto de cargos de confianza, lo que le permitió montar una estructura de gobierno en San Pedro sin simetría alguna con su número de concejales y al mismo tiempo le restó recursos a sus aliados en el resto de distritos y dependencias.

Y en segundo lugar, y más importante, porque OSP se ha reservado absolutamente y en exclusiva toda la responsabilidad y presencia institucional en San Pedro Alcántara. Está por ver qué repercusión electoral puede tener para el PP su renuncia a ejercer el poder en un distrito en el que suele decidirse el destino electoral de la ciudad.

Si por algo el Partido Popular pudo convertirse en 2007 en la primera fuerza política de Marbella y mantener esa hegemonía electoral en casi todos los comicios convocados desde entonces fue, entre otros motivos, por su fortaleza electoral en San Pedro, donde ha sido invariablemente la opción política más votada en todas las elecciones municipales. Al mismo tiempo, una de las debilidades más evidentes de los socialistas, que hasta la aparición del GIL en 1991 habían conseguido pintar de rojo el mapa electoral de Marbella, consistió en su pérdida del bastión sampedreño y en el éxito conseguido por OSP en las convocatorias locales a la hora de comerles ese espacio electoral, relegándolos a una tercera posición incompatible con la de un partido con aspiración de poder. La debilidad de la agrupación socialista de San Pedro contrastaba con la fortaleza del Partido Popular en ese distrito, y en gran medida ello explicaba el abismo electoral entre ambas fuerzas de vocación mayoritaria.

Ahora se ha conformado un paisaje político ciertamente inhabitual en el que las dos formaciones que compiten electoralmente en un mismo distrito y se disputan la condición de primera fuerza son aliadas de gobierno. Esto supone una paradoja, pero también abre un interrogante cuya resolución no se puede adivinar todavía.

En el PP existe preocupación en relación a su gente de San Pedro, que empieza a percibir que el suyo es un partido de gobierno en Marbella, pero cuya capacidad de influencia en ese distrito es evidentemente limitada. Así queda en evidencia cada vez que se plantean problemas que deben ser resueltos desde la institución municipal y que acaban siendo derivados inexorablemente hacia la Tenencia de Alcaldía, que se ha convertido en un coto cerrado de Opción Sampedreña.

Posiblemente en cumplimiento de algún apartado no escrito en el pacto o quizás como consecuencia de que carecen de competencias y funciones concretas en el distrito, la presencia en San Pedro de los concejales del PP no llega siquiera a ser testimonial. De hecho, el concejal Cristóbal Garre, que fue el fichaje estrella en la lista popular y estaba llamado a jugar un papel trascendente en San Pedro si el PP renovaba la mayoría absoluta, ha sido enviado a la Tenencia de Nueva Andalucía, un destino que no imaginó ni en el peor de los escenarios.

El malestar crece entre los afiliados sampedreños y queda por ver qué repercusión electoral podrá tener esta situación para el Partido Popular y quién podrá beneficiarse de ella si, como puede suponerse, Opción Sampedreña ya alcanzó su techo y tiene muy difícil seguir creciendo.

En 2007, cuando tras la desaparición del GIL Marbella entró en una nueva era política, el Partido Popular consiguió convertir a San Pedro, un escenario que siempre le había sido hostil, en uno de sus principales bastiones. Por eso desde el principio se vio a OSP más como un rival que como un potencial aliado.

Las fuerzas de las circunstancias obligaron a revisar ese concepto y a impulsar un pacto.

Pactar siempre supone resignar aspiraciones y nadie en el PP podía aspirar a gobernar en coalición en las mismas condiciones que cuando obtuvieron mayoría absoluta. Tras la fragmentación del voto que experimentó el cuerpo electoral del Marbella, era previsible que conseguir una nueva mayoría iba a ser muy difícil para el PP desde la oposición, y en ello se fundamentó en gran medida la decisión de plantear una moción de censura cuando quedaban menos de dos años de gestión.

Está por ver si esa estrategia no acabará mostrando una vía de agua precisamente en el distrito donde los populares, a contrapelo de la tradición, habían conseguido por fin hacerse fuertes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos