Adjudicada la tercera fase del bulevar de Las Albarizas que ampliará el parque hacia el norte

La tercera fase conectará Alfredo Palma con el parque que se está terminando de construir. /Josele-Lanza
La tercera fase conectará Alfredo Palma con el parque que se está terminando de construir. / Josele-Lanza

Las obras, que darán comienzo este mes, conectarán el embovedado de Arroyo Primero con la calle Alfredo Palma

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

El nuevo parque bulevar de Arroyo Primero, en Las Albarizas, toma forma y casi al tiempo de concluirse la primera fase de obras dará comienzo la tercera, consistente en crear un nuevo acceso al espacio mediante una conexión desde la calle Alfredo Palma con el embovedado del arroyo. El Ayuntamiento de Marbella acaba de adjudicar los trabajos a la empresa Braco, que se encargará de realizar una intervención que entraña cierta dificultad por cuanto el nuevo acceso deberá salvar el desnivel existente entre ambas vías. Se espera que las obras puedan comenzar entre finales de abril y comienzos de mayo.

La tercera fase del bulevar de Arroyo Primero es la primera obra que se va a acometer este año dentro de las inversiones financieramente sostenibles del Ayuntamiento sufragadas con el Remanente de Tesorería del presupuesto de 2016. La obra salió a licitación por 368.983 euros. Se presentaron dos ofertas. Finalmente se ha optado por la más ventajosa, la planteada por Obras y Reformas Braco, con una baja sobre el precio incial del 17,73%, con lo que el coste final será de 303.562 euros, según obra en el expediente del concurso al que ha tenido acceso este periódico.

A grandes rasgos, el proyecto contempla una sucesión de plataformas de estancia en un recorrido peatonal. «El objetivo es crear un paisaje urbano, cómodo y sin barreras físicas que sea contemporáneo y perdure en el tiempo», resalta el concejal responsable de Obras, Javier García, quien señala que «para hacerlo más atractivo se instalará una iluminación adecuada, arbolado y mobiliario urbano reincidiendo en la idea de espacio de estancia para el disfrute de los ciudadanos».

En esta tercera fase se intervendrá sobre una superficie de 907 metros cuadrados de terreno y se pretende facilitar el acceso al nuevo parque desde la calle Alfredo Palma solucionando una diferencia de cotas de 16 metros. El caso es que en la zona de intervención se localiza una pendiente de hasta un 20% que ahora se quiere salvar. El proyecto redactado por los arquitectos Roberto Barrios y Elisa Cepedano resuelve ese desnivel con una sucesión de plataformas de estancia en un recorrido peatonal que mediante una escalinata urbana combina zonas ajardinadas con mesetas para zonas de descanso. «Se buscó una propuesta contemporánea y a la vez perdurable como un signo de esta época y sus nuevas demandas de claridad, sustentabilidad, capacidad comunicativa y economía de recursos. Más que construir un espacio de conexión se trató de construir un paisaje. Se articula así este espacio urbano con tres elementos básicos: edificio escalinata, espacios y plazas o estancias intermedias», explican los arquitectos en el proyecto.

«Se pretende construir una única superficie, al mismo nivel, extendiendo la composición y materiales desde el bulevar hasta el resto de espacios libres y la calle Alfredo Palma, subraya García, quien detalla que la ejecución de los trabajos se prolongará durante tres meses.

Se pretende que el recorrido sea cómodo y no suponga una barrera física más allá de la lógica de las escalinatas urbanas que disponen en sus inmediaciones de recorridos alternativos accesibles para la población con dificultades de movilidad. La inclusión de arbolado, equipamiento de mobiliario urbano y una iluminación adecuada al uso peatonal pretende reincidir en la idea de espacio de estancia y espacio conectivo en la ciudad, recoge el proyecto.

De solar de mercadillo a parque

Para Javier García, esta tercera fase de obra «es muy importante porque da respuesta a las demandas de los vecinos». La construcción del nuevo parque bulevar que llevará el nombre de Pablo Ráez pretende convertir el espacio del embovedado del Arroyo Primero que durante años se ha utilizado como aparcamiento y para montar el mercadillo de los lunes en un nuevo lugar para el esparcimiento y el ocio, al estilo del bulevar de San Pedro.

Dentro del objetivo de la recuperación del Arroyo Primero para uso ciudadano, las obras, que se reactivaron en abril de 2017, contemplaban la urbanización del mismo, la construcción de un auditorio al aire libre, de similares características al existente en el bulevar sampedreño; la ejecución de un quiosco bar con terraza; zonas de juegos infantiles; pérgolas para dar sombra; fuentes y láminas de agua ornamentales y mobiliario urbano. Igualmente se han debido acometer el acondicionamiento de zonas verdes y plantaciones arbustivas y de arbolados, la pavimentación de las zonas de estancia, obras de saneamiento y drenaje, la instalación de abastecimiento y riego, y de alumbrado público con criterios de eficiencia energética.

Está previsto que en mayo de este año, cuando se cumplan siete meses de retraso sobre la fecha inicialmente señalada, esta primera fase del parque esté terminada. La obra más el modificado de proyecto que hubo que hacer elevó el coste a los 1,9 millones de euros que sufragan en su totalidad las arcas municipales tras perderse la subvención de la Diputación por la demora en la ejecución.

En suma, el proyecto se basa en la recuperación de 40.000 metros cuadrados y su transformación en un parque urbano familiar. De hecho, según las condiciones mínimas impuestas por el Ayuntamiento, el bulevar tiene que ser un espacio moderno e integrado en el entorno, con zonas wifi y abundantes espacios verdes con árboles y arbustos.

Los trabajos deberán contemplar también la remodelación de todo el viario existente en los aledaños, unos 20.000 metros cuadrados. La puesta en valor de la zona incluye la calle José Manuel Vallés y el espacio existente entre el instituto y el centro de salud, además de la ordenación de los aparcamientos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos