Acosol crea un fondo social que cubrirá los recibos de familias sin recursos y los excesos de consumo por avería

La empresa de aguas firmará con los ayuntamientos un protocolo de colaboración para detectar casos de vulnerabilidad social

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

«La reciente crisis económica ha empeorado las condiciones de muchas personas que viven en el umbral de la pobreza, provocando que exista población para la que el acceso a los servicios de suministros básicos, entre ellos el agua potable, sea un gasto difícil o imposible de afrontar, dando lugar a situaciones en las que el derecho básico a la salud se ve comprometido. Fruto de ello son los impagos de facturas por abastecimiento de agua, constitutiva de indicio relevante para considerar que una persona se encuentra en una situación económica desfavorable». Sobre esta premisa recogida en el convenio que se va a firmar con los ayuntamientos, la empresa Acosol ha creado un fondo social destinado a cubrir los recibos de familias sin recursos. Para ello se ha diseñado ya el protocolo de colaboración con los consistorios a los que suministra agua en alta: Marbella, Mijas, Casares, Istán y Ojén para que desde los servicios sociales municipales se coordinen con los técnicos de Acosol las acciones que se desarrollarán ante casos de impagos de recibos.

Este fondo, con el que se quiere atender además los excesos de facturación por averías, estará dotado inicialmente de 150.000 euros si bien, como indica el consejero delegado de la empresa, Manuel Cardeña, «se puede incrementar en siguientes ejercicios en función de la demanda».

La empresa se hará a cargo de aquellos casos de imposibilidad de afrontar el pago de recibo de forma temporal o puntual. Para aquellos otros en los que el titular del contrato demuestre que su situación no le permite hacer frente a esos pagos de forma continuada, Acosol remitirá el caso a los servicios sociales del municipio para que se valore la situación y se propongan las ayudas económicas familiares, de emergencia social o para suministros mínimos vitales o cualquier otra. En todo caso, si los Servicios Sociales constatan la vulnerabilidad económica de la familia, se remitirá a Acosol una comunicación instando a que se suspendan los posibles cortes de agua previsto por los impagos. Esta comunicación se hará igualmente en casos en los que los afectados acudan directamente al Ayuntamiento sin pasar antes por Acosol. Los casos identificados como vulnerables y a los que se les haya aplicado la ayuda serán revisados por los Servicios Sociales en un plazo no inferior a seis meses pero no superior a un año.

En cuanto a los excesos de consumo por avería involuntaria, el primer paso deben darlo los ayuntamientos aprobando en Pleno la inclusión en su ordenanza fiscal reguladora de la tarifa por prestación del abastecimiento en baja, de un epígrafe en el que se haga constar que en los casos de alto consumo por avería no imputable al usuario, se dará cuenta a Acosol del caso para su revisión y posterior rectificación de la factura en la cuota variable de abastecimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos