Absuelto un policía local detenido hace tres años en una operación contra el tráfico de drogas

Jefatura de la Policía Local de Marbella.
Jefatura de la Policía Local de Marbella. / Josele-Lanza -

La Audiencia Provincial reconoce la falta de acusación del delito de omisión del deber de perseguir delitos, que inicialmente se le imputó al agente de Marbella

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Tres años han tenido que pasar para que un agente de la Policía Local de Marbella, detenido en una operación desarrollada contra una red de distribución de cocaína, haya podido ver reflejada en sentencia judicial la inocencia que durante este tiempo ha defendido. La Audiencia Provincial ha absuelto finalmente al agente Diego Millán Puerta del delito de omisión del deber de perseguir delitos del que inicialmente fue acusado. La sentencia, con fecha de 15 de junio pasado, recoge la «falta de acusación» contra el policía, y condena a otras siete personas por su implicación en la red que fue desarticulada en el desarrollo de la denominada ‘operación Daikiry’, realizada en 2014.

El Cuerpo Nacional de Policía ponía fin a la actividad de una red de tráfico de drogas que utilizaba un bar de copas de Benalmádena como centro de distribución. Durante el operativo fueron detenidas ocho personas, entre ellas, la camarera del bar y el agente policial, imputado inicialmente por favorecer el tráfico de drogas y por un delito de omisión del deber de perseguir delitos. El policía, defendido por el abogado marbellí Javier Muriel, ha permanecido este tiempo en libertad con cargos. El primero de estos delitos inicialmente imputados ya fue eliminado en el escrito de acusación del fiscal. Diego Millán fue entonces expedientado por la Policía Local de Marbella. Ahora, se está a la espera de la notificación de la sentencia para el levantamiento de dicho expediente al quedar demostrada por sentencia de la Audiencia Provincial la inocencia del agente.

La sentencia condena a los otros siete detenidos a penas de cárcel de entre 1 y 3 años

La sentencia condena a los otros siete detenidos como integrantes de una red que operaba de forma sencilla pero difícil de detectar por parte de la policía, que empleó durante su desarrollo agentes de paisano. Según ha quedado demostrado, los clientes del bar solicitaban a la camarera, además de copas, que los proveyera de cocaína, momento en el que la empleada avisaba a otro miembro de la banda, que conducía hasta el pub y llevaba la dosis solicitada, que entregaba en mano a través de la ventanilla del coche sin bajarse de mismo.

Desde la comisaría de Torremolinos-Benalmádena se diseñó una operación que consiguió poner al descubierto la actividad de la banda, deteniendo a ocho personas, incluida la camarera y el conductor del coche, y otras seis personas domiciliadas en Marbella, que al parecer eran los proveedores. El fallo de la Audiencia Provincial absuelve al agente policial y condena a los otros siete detenidos con penas de cárcel de entre 1 y 3 años como autores criminalmente responsables de un delito contra la salud pública.

La operación se saldó con la intervención de un kilogramos de droga, 3.000 euros, dos balanzas electrónicas de precisión, tres vehículos y 20 teléfonos móviles.

Fotos

Vídeos