Diario Sur

Cuatro proyectos de futuro, a debate

Juan Cassá, Francisco Pomares, Daniel Pérez, Ysabel Torralbo, 
Eduardo Zorrilla y Juan José Espinosa, en la redacción de SUR. :: salvador salas
Juan Cassá, Francisco Pomares, Daniel Pérez, Ysabel Torralbo, Eduardo Zorrilla y Juan José Espinosa, en la redacción de SUR. :: salvador salas
  • Los grupos políticos municipales definen sus posturas respecto al proyecto para el Astoria, el hotel del puerto, los suelos de Repsol, los Baños del Carmen y la recuperación del litoral en la zona Este

Fuera del salón de plenos. En un ambiente relajado, cordial y sin el límite de tiempo impuesto por el reglamento municipal para los turnos de palabra en el debate de las mociones y propuestas de los diferentes grupos. Así se citaron en SUR portavoces de los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento de Málaga para argumentar de forma sosegada sus posturas sobre algunos de los principales proyectos urbanísticos que se dibujan en el horizonte de la ciudad, como operaciones que podrían ser clave para afianzar su pujanza turística, económica y social.

Durante los dos años que restan del actual mandato municipal, en sus manos está que puedan aprobarse o no los trámites necesarios para llevar a cabo esas actuaciones, entre las que este periódico ha escogido el proyecto para regenerar la manzana de los cines Astoria y Victoria en la plaza de la Merced; el hotel de 135 metros de altura planteado en la plataforma del dique de Levante del puerto; el futuro del gran vacío urbano que suponen los terrenos que albergaron los depósitos de Repsol, junto a la avenida de Juan XXIII; y la puesta en valor de los Baños del Carmen y los paseos marítimos de la fachada oriental.

El concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, por el equipo de gobierno del PP; el viceportavoz del PSOE Daniel Pérez; el portavoz de Ciudadanos, Juan Cassá; la portavoz de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo; el portavoz de Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla; y el edil no adscrito, perteneciente a Podemos, Juan José Espinosa participaron en un encuentro que sirvió para constatar que la fragmentación de posturas políticas en la Casona del Parque coincide con un momento de ebullición de proyectos urbanísticos de calado que marcarán el futuro de la ciudad.

Esta disparidad de criterios enriquece el debate y la planificación que pueda realizarse de cada una de las actuaciones que están pendientes; pero también complica una tramitación de por sí ya compleja por las diferentes normativas urbanísticas y administrativas a las que está sometida en este tipo de casos.

Hay ocasiones en las que hay consenso en el fondo, pero no en las formas. Otras en las que las formas tienen un respaldo global, pero no así el fondo. Y otras en las que la distancia entre las posturas resulta por el momento insalvable, condenando el proyecto en cuestión al bloqueo, a la espera de que se obtenga un acuerdo sobre su actual configuración u otra diferente.

Así ocurre con los cuatro proyectos que se han analizado. En el caso de la iniciativa ganadora del concurso de ideas para el Astoria, a cargo de los estudios de arquitectos de José Seguí y Mendoza Partida, con el respaldo de Antonio Banderas y Starlite, los grupos mayoritarios coinciden en que la propuesta es positiva, pero no en las formas que se han empleado, sobre todo tras las declaraciones del alcalde, Francisco de la Torre, que apuntaban a un ‘traje a la medida’ de éstos. Para la mayoría de la oposición, el segundo concurso debe contar con avales económicos y con las máximas garantías para el Ayuntamiento, mientras que IU-Málaga Ahora, Málaga para la Gente y Podemos prefieren que sea una iniciativa pública y abogan por abrir el debate a la ciudadanía.

Esta máxima se repite en el caso del hotel de lujo sobre una torre de 135 metros proyectado en el puerto. Mientras que PP, PSOE y Ciudadanos lo apoyan sin fisuras, los grupos de izquierda lo rechazan tajantemente y, de nuevo, reclaman una consulta a los malagueños sobre qué se debe hacer en este espacio.

Si los dos primeros tienen los votos necesarios para salir adelante, al menos en la parte que corresponde a los trámites municipales, no ocurre lo mismo con el futuro de los terrenos de Repsol. El proyecto de las torres está totalmente encallado, toda vez que las posturas de todas las formaciones con representación en el pleno son dispares entre sí, lo que impediría aprobar los trámites necesarios para el inicio de la urbanización de la parcela.

En el caso de los Baños del Carmen la sensación es de derrota. Tras la entrada en juego de los nuevos concesionarios, el rechazo de la Junta a esta operación y la vía judicial, la mayoría de los grupos coinciden en que habrá que esperar a que caduque la concesión en 2018 para retomar el Plan Especial. Al menos, hay un respaldo unánime a la rehabilitación de los paseos marítimos de la zona Este, que todos creen que debe ser prioritaria.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate