Diario Sur

Luces y sombras de Huerta Chica

Las dos hileras de luces colocadas en la calle Huerta Chica han sido motivo de ingeniosos comentarios y memes. :: josele-lanza
Las dos hileras de luces colocadas en la calle Huerta Chica han sido motivo de ingeniosos comentarios y memes. :: josele-lanza
  • Las dos hileras led azul intenso que delimitan el espacio de los vehículos no dejan indiferente a nadie

Ya lo dice el refrán, nunca llueve a gusto de todos. La reapertura de la calle Huerta Chica el pasado Viernes de Dolores no ha dejado indiferente a nadie. La intervención ejecutada por la concesionaria del servicio público de alcantarillado, Hidralia, ha resultado decisiva para modificar el encauzamiento del embovedado Río Huelo, que discurría deteriorado debajo de las viviendas poniendo en peligro su estabilidad. Pero es su imagen final lo que ha levantado comentarios para todos los gustos.

La calle se ha diseñado con aceras y calzada al mismo nivel para favorecer el tránsito y la movilidad peatonal, motivo por el que ha sido necesario la colocación de dos hileras de luces de un azul intenso para delimitar el espacio destinado a los vehículos.

La estampa, que no pasa desapercibida con la caída de la noche -cuando se encienden las lámparas led-, ha sido objeto de ingeniosos comentarios y memes que han circulado como la pólvora en las redes sociales en los que se asemejaba la calle a la pista de aterrizaje de un aeropuerto. El tejido asociativo y vecinal también ha levantado la voz, pero no con motivo de chanza, sino de queja. La Asociación de Profesionales y Comerciantes del Casco Antiguo de Marbella pide directamente su retirada al Ayuntamiento a través de su perfil oficial en Twitter: «No son apropiadas para un #CentroHistórico. Son para un aeropuerto o autopista. Esperamos que el @Ayto_Marbella las retire». En términos parecidos se expresa en su cuenta la disuelta plataforma contra los rascacielos, reconvertida en @ObservaMarbella, y donde también se carga contra la nueva estética de la calle que sirve de unión entre Ricardo Soriano y el Casco Antiguo. «Esas luces no pegan nada en c/Huerta Chica. ¿Cómo habéis puesto eso en @Cascoantiguomar?..que despropósito @Blancayto @pepebernal», dice el tuit respectivamente dirigido tanto a la concejala de Obras, Blanca Fernández, como al alcalde de Marbella, José Bernal.

Pero no todas las apreciaciones son negativas o satíricas. Empresarios con negocios ubicados en la calle de la discordia defienden la estética final. Resulta que las luces azul chillón tienen sus admiradores. Y no es difícil encontrarlos. «Llaman la atención y eso es bueno», afirma Pedro Carrión, propietario de la tienda de ropa Geographical Norway, al tiempo que su empleada asiente y apostilla: «Son muy bonitas. La calle ha quedado preciosa con las luces». Este empresario comenta que la remodelación está repercutiendo positivamente sobre el tejido empresarial, ya que hay más ajetreo de clientes, y todo «después de haber sufrido muchos meses de obras». Concretamente, seis, uno más de lo previsto a causa de las intensas lluvias del invierno y la aparición de restos arqueológicos que afloraron durante los trabajos.

Vía semipeatonal

«A nosotras nos gustan las luces, sí», dicen sin ambages las hermanas Chica y María Victoria Sánchez, propietarias de Chic, boutique de ropa ubicada el nº 18 de la calle. Lo que no gusta tanto a estas pequeñas empresarias es que los vehículos circulen por la calle sin respetar la señal de tráfico colocada en el extremo sur y que prohíbe el tráfico rodado, excepto a los residentes y a los usuarios del parking público ubicado en la vía que ahora tiene carácter semipeatonal. «Los conductores no respetan la señal, no sabemos si es que la ignoran o es que simplemente ni se percatan de ella», comentan.

Yolanda Cantón, directora de la oficina inmobiliaria Viva Real State, no sólo se toma con humor la estética que confieren las luces al decir que pasear por la calle es como «desfilar por una pasarela de moda donde se le sube a una la moral», sino que, además, opina que dan un toque de «modernidad» al entorno.

Precisamente ese toque de modernidad es el que desconcierta a otros, vecinos de la vía, pero también a comerciantes como Isabel María López, propietaria de la boutique de moda infantil Cayetana Baby, en el nº16. «Creo que podrían modular la intensidad o cambiar el color, porque la estética es muy moderna para el Casco Antiguo», señala esta comerciante en sintonía con otros empresarios.

En el fiel de la balanza se sitúan los que son del parecer de Celi Aragón, propietaria de la recién inaugurada Zapatería Celi. «Me mandaron el meme del aeropuerto, en España todo se lo toman a risa. Y la verdad es que como empresaria lo que quiero es que los clientes vengan y creo que la remodelación de la calle sirve a este propósito. Lo de las luces me da un poco más igual», asegura Aragón, que aboga por la peatonalización total.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate