España intenta hacer caja con la recuperación del turismo ruso

España, invitada especial a la mayor feria de turismo de Rusia, MITT, intenta hacer caja con la recuperación de un mercado crucial para el sector por su alto nivel de gasto.

«En 2016 tuvimos un incremento sensible del turismo ruso, pese a la crisis económica. Y las previsiones para 2017 son francamente buenas, según los propios empresarios rusos», dijo a Efe el subdirector de Turespaña, Javier Rodríguez Mañas.

La palabra más repetida en la XXIV Exposición Internacional de Viajes y Turismo de Moscú era «recuperación», optimismo que se vio refrendado en enero, cuando aumentó ya un 6,8 % el flujo de turistas rusos, pese a no ser temporada alta.

Turespaña ha vuelto a ejercer de paraguas para todas las comunidades españolas -con la excepción de Cataluña, que volvió a contar con un pabellón propio-, que esperan cosechar en los próximas años su fidelidad a la MITT.

«Estuvimos en las duras y en las maduras y espero que ahora toquen ya las maduras», comentó a Efe Ana Sostres, representante de turismo de Madrid.

España apuesta por la rentabilidad, así que ha decidido centrar sus esfuerzos en «captar clientes rusos de un nivel adquisitivo medio, tirando a alto, concentrados en el segmento llamado cosmopolita».

«Profesionales de un poder adquisitivo medio alto con formación universitaria en la mayoría de los casos que huyen de la masificación que buscan una visita-experiencia», explicó.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate