Diario Sur

Un fondo con sede en Londres invertirá 250 millones en un complejo residencial en Ojén

Matías Villarroel y José Antonio Gómez, en la zona donde se desarrollará el proyecto.
Matías Villarroel y José Antonio Gómez, en la zona donde se desarrollará el proyecto. / Josele-Lanza -
  • La urbanización Palo Alto comenzará a construirse a principios de año en un terreno de 50 hectáreas

El grupo de inversión Round Hill Capital, con sede en Londres, promoverá la construcción de un complejo residencial en Ojén al que tiene previsto destinar 250 millones de euros. El proyecto se levantará en un terreno de 50 hectáreas en su día propiedad de Prasa y que fue adquirido por 30 millones de años el año pasado al Sareb por el grupo inversor. La primera fase comenzará a levantarse a principios del año próximo y supondrá en su primera fase la construcción de 75 viviendas, de las que la mitad ya han sido adquiridas por compradores de 16 países distintos. Las diez fases del proyecto suponen un total 600 viviendas.

El proyecto, denominado Palo Alto, fue presentado esta mañana por el representante en España de Round Hill Capital, Matías Villarroel, y el alcalde de Ojén, José Antonio Gómez, quien explicó que la licencia fue concedida por el Ayuntamiento tras una tramitación de dos meses. Los promotores tienen previsto desarrollar el complejo en su totalidad en el plazo máximo de una década aunque la primera fase estará lista para ser ocupada en unos dos años.

El proyecto, desarrollado por el estudio de arquitectura marbellí Villarroel Torrico, se levantará junto a la entrada norte al casco urbano de Ojén, en una zona situada a unos cinco kilómetros al norte del centro comercial La Cañada.

La primera fase se desarrollará entre enero de 2017 y el otoño de 2018, con una inversión de 36 millones de euros, y consistirá en 60 apartamentos de 2, 3 y 4 dormitorios y 15 áticos de 3 y 4 habitaciones que se comercializan en una horquilla entre los 440.000 y los 950.000 euros.

Hasta el momento los compradores proceden de 16 países diferentes de Europa (con una alta proporción de alemanes y belgas), América del Norte y del Sur y Oriente Medio. Casi la mitad, según ha informado la empresa promotora, tienen entre 50 y 60 años y el 40 por ciento entre los 40 y 50 años.

La zona que ahora se conocerá como Palo Alto estaba destinada a albergar un complejo de 1.500 viviendas que no llegó a construirse con el inicio de la crisis económica. Los nuevos inversores decidieron modificarlo sustancialmente, reduciendo el número de viviendas a poco más de un tercio para dotarlas de más calidad.

Temas