Diario Sur

El Ayuntamiento permitirá la vuelta de las terrazas a las Plaza de los Naranjos

Vista de la renovada Plaza de los Naranjos. :: josele-lanza
Vista de la renovada Plaza de los Naranjos. :: josele-lanza
  • El alcalde avanza que se buscará el consenso con comerciantes y vecinos para que la parte central siga siendo fuente de negocio y espacio de ocio

La Plaza de los Naranjos luce ya su mejor cara tras la actuación desarrollada en las últimas semanas con la que se ha renovado el pavimento artesano tradicional, a la vez que se han mejorado los alcorques de arbolado y jardineras en distintas zonas del Centro Histórico. Una vez concluidos los trabajos, las terrazas de los bares y restaurante que bordean el espacio regresarán a la zona central de la plaza. Lo anunció ayer el alcalde José Bernal, quien explicó que desde el Ayuntamiento se busca ahora el consenso con comerciantes y vecinos para que la parte central de la plaza pueda seguir siendo fuente de negocio para los establecimientos hostelero, pero al mismo tiempo, también pueda «ser disfrutada por los ciudadanos en toda su grandeza».

El regidor, que estuvo acompañado por la concejala de Obras, Blanca Fernández y el concejal de Comercio, Manuel Morales, destacó que la actuación realizada «pone en valor un lugar tan emblemático como la Plaza de los Naranjos», al tiempo que subrayó que el nuevo enchinado andaluz «recupera las tradiciones en el ornato público mezclando arte y tipismo con una rica simbología».

El proyecto ejecutado se ha centrado en la remodelación del pavimento central, con chino cordobés en mosaico, subsanando las deficiencias que presentaba. Además, se han delimitado físicamente las zonas ajardinadas mediante sardinel de ladrillo tosco para evitar su invasión. La actuación ha incluido una ligera elevación de la cota que tenía la parte central de la plaza eliminando pequeñas rampas y mejorando la accesibilidad.

La obra se ha sufragado mediante una subvención europea gestionada a través de la delegación de Comercio y financiada al 80% por la Cámara de Comercio de Málaga y al 20% por el Ayuntamiento. Manuel Morales detalló que la financiación total asciende a 202.000 euros, de los que alrededor de 40.000 euros son aportados por el Ayuntamiento, e incluye además otras dos actuaciones pendientes: la renovación de parte del mobiliario urbano del Casco Antiguo y la barandilla de la calle Juan Alameda.