Diario Sur

La lluvia saca a flote los problemas crónicos de la red de infraestructuras y drenaje de Marbella

La lluvia saca a flote los problemas crónicos de la red de infraestructuras y drenaje de Marbella
  • La lluvia azota con más fuerza a la Costa del Sol y el Guadalhorce, pero ningún punto de la provincia se libra de las balsas de agua y los desprendimientos

La fuerte lluvia que caía alrededor de la medianoche hacía prever que la jornada del sábado sería complicada. Demasiada agua en poco tiempo. Era el tema de conversación en la calle y en las redes sociales, y eso en las salas de bomberos, policía y emergencias se traduce en decenas de llamadas. La provincia registró alrededor de 120 incidencias, según informó el sistema Emergencias 112 Andalucía. No hubo daños personales ni graves consecuencias materiales, pero volvieron a Málaga las imágenes de las balsas de agua sobre el asfalto, los desprendimientos de piedras en carreteras secundarias, los sótanos anegados y los árboles caídos. Las precipitaciones azotaron principalmente a la Costa del Sol y la comarca del Guadalhorce, pero ningún punto de la provincia se libró de los efectos del agua.

En Marbella, la lluvia sacó a flote los problemas crónicos de la red de infraestructuras y drenaje. Las mayores incidencias se localizaron en las inmediaciones de los arroyos, con importantes crecidas, y el río Guadaiza. La Policía Local tuvo que actuar cerrando el paso a la playa de El Cable y el túnel que da acceso al hotel Vincci Estrella del Mar. Además, tanto el Palacio de Congresos como el Pabellón de Deportes del Serrano Lima volvieron a sufrir filtraciones.

Los bomberos, por su parte, realizaron durante la mañana y primeras horas de la tarde 15 salidas relacionadas con inundaciones de sótanos, ramas caídas y desprendimientos.

El mayor número de incidencias coordinadas por el 112 se producían en Mijas, Fuengirola y Alhaurín de la Torre. Hasta las 14.30 horas, habían caído en Mijas 149 litros por metro cuadrado, el índice más elevado de la provincia. Se sucedieron las caídas de árboles, el achique de agua en distintos puntos (como en los almacenes Dunnes Stores) y varios conductores se vieron atrapados en el interior de sus vehículos por balsas de agua: cinco en la rotonda Islas Mariana y otros tanto en la carretera de Alhaurín. Bomberos tuvo que cortar dos veces un inundado Camino Viejo de Coín y se trabajaba en la localización del ocupante de un vehículo que apareció en el río.

En Fuengirola, varios locales resultaron anegados en el paseo marítimo y se inundó la planta baja de la comisaría, según fuentes del SUP. Mientras, en Alhaurín de la Torre el agua entraba con fuerza en trasteros de la calle Albercón e inundaba la calle Casares, una vivienda en calle Vivaldi y un sótano en Plaza de España. Además, una persona tuvo que ser rescatada de su vehículo en un arroyo por la zona de Santa Amalia. UGT denunció asimismo filtraciones en la prisión y el consiguiente «riesgo potencial de sufrir accidentes». «Todos los módulos presentan goteras y filtraciones de agua en las celdas de los internos y en las dependencias de zonas comunes», señalaron en un comunicado.

Torbellino

La lluvia unida al intenso viento provocaron en Benalmádena un torbellino que avanzó desde la avenida Tívoli, en Arroyo de la Miel, hasta la avenida de la Libertad. En su camino dañó árboles y dejó numerosos destrozos materiales en el municipio, que afectaron también a algunas viviendas.

En Vélez-Málaga, una dotación del Consorcio de Bomberos tuvo que actuar por la caída de chapas en el paseo Larios, una farola en la calle del Copo y un cable en Los Toscanos. La Urbanización Esperanza Molina fue de las más afectadas por las inundaciones. En Cártama, un rayo cayó sobre un tejado en calle Arquímedes y se desprendió un muro en calle Las Viñas y cableado eléctrico en el Sexmo. A poca distancia, un puente cercano a la terminal del tren se inundaba en Estación de Cártama.

En Estepona, la caída de un árbol en la vía pública obstaculizaba la subida a Peñas Blancas. Los bomberos también tuvieron que intervenir en Archidona para rescatar un vehículo atascado en el río de la zona Huertas del Río. En Antequera se inundó la calle Toril y en Ronda quedó anegado un patio interior en calle Infante.

Además de las balsas de agua, las carreteras sufrieron las lluvias en forma de desprendimientos de arena y piedras;principalmente en la MA-21 en Málaga, la A-7 a su paso por Marbella, la A-355 en Monda y la A-369 de Algatocín, entre otras.

En Málaga capital no hubo esta vez inundaciones, pero sí desprendimientos de cornisas (en el Paseo de Reding), vías encharcadas (avenida Blas Infante, avenida de Andalucía y en la barriada de Santa Águeda) y numerosas caídas de árboles. «Hemos tenido una mañana ajetreada», confirmaba Javier Gutiérrez del Álamo, director de Parques y Jardines del Ayuntamiento. Dos ficus de gran tamaño se desplomaron sobre un carril auxiliar de la avenida Santiago Ramón y Cajal dejando al descubierto un profundo socavón de unos 20 metros de largo por tres de ancho. Al parecer, el embovedado de un arroyo cedió por la presión del agua en una losa ya anticuada. La vía auxiliar permaneció dos horas cortada al tráfico mientras se procedía a la retirada de los ficus. Y hasta una docena de árboles se vinieron abajo en la calle Pacífico por el empuje del viento durante la madrugada. Los operarios actuaron en la zona a primera hora de la mañana, lo que evitó problemas de tráfico.