Diario Sur

Fallece un anciano al prenderse su ropa con un cigarro en una residencia

  • El hombre, de 77 años, ingresó aún con vida, pero con graves quemaduras en el hospital, al que fue llevado desde Estepona

Un anciano ha muerto tras sufrir quemaduras al fumarse un cigarro en la habitación que ocupaba en una residencia de Estepona. El hombre, de 77 años y de nacionalidad española, presentaba lesiones graves en los miembros inferiores y fue evacuado al Hospital Costa del Sol, donde falleció horas después.

Los hechos sucedieron el pasado jueves en la residencia Vitalia-María Dolores Espinosa de los Monteros, un edificio de siete plantas en la barriada esteponera de Isdabe con 18.000 metros cuadrados de superficie y que dispone de 180 plazas, todas ellas concertadas con la Junta de Andalucía.

El suceso ocurrió sobre las cinco y media de la tarde. El encargado del mantenimiento del centro fue quien dio la voz de alarma al comprobar que se había activado el sensor de humo en una de las habitaciones de la quinta planta. El trabajador acudió al cuarto acompañado por un enfermero y el jefe de equipo, según relató el director de la residencia.

El anciano se encontraba dentro del cuarto de baño, donde al parecer se había fumando un cigarrillo a escondidas. Estaba solo en esos momentos, ya que su compañero de habitación había salido. Cuando llegaron los empleados del centro, el hombre se hallaba consciente y presentaba quemaduras en los miembros inferiores, aunque no llegó a producirse un incendio en el cuarto ni hubo que asistir a ningún otro residente. De hecho, ni siquiera tuvieron que intervenir los bomberos.

Desde la residencia se avisó inmediatamente al servicio de emergencias sanitarias 061, que envió una ambulancia para evacuar al herido al Hospital Costa del Sol, donde falleció horas más tarde. Su cadáver fue trasladado al Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga, donde el viernes se le practicó la autopsia para aclarar la causa exacta de la muerte.

Tras conocer lo sucedido, agentes de la Policía Nacional adscritos a la comisaría de Estepona acudieron a la residencia para realizar una inspección ocular en la habitación del finado, que tenía plaza en el centro desde hace cuatro años. Según ha podido saber SUR, la investigación apunta a que el hombre se provocó las quemaduras con un cigarrillo, que probablemente prendió su ropa en un descuido.