Diario Sur

El nuevo regidor de Manilva, Mario Jiménez, en su despacho de Alcaldía.
El nuevo regidor de Manilva, Mario Jiménez, en su despacho de Alcaldía. / L.P.

Mario Jiménez: «El pacto natural tras las elecciones de 2015 era entre IU y Compromiso»

  • El nuevo alcade de Manilva cumple una semana en su cargo después de que prosperara la moción de censura contra el socialista Diego Jiménez

El pasado viernes, Mario Jiménez se sentaba por primera vez en el sillón de su despacho en Alcaldía. Había pasado una semana desde que la Corporación de Manilva apoyara mayoritariamente -salvo el PSOE- la moción de censura presentada contra Diego Jiménez. Desde entonces, el nuevo regidor visitó las delegaciones y empezó a hacerse con el cargo que ostenta. Atrás quedan ya dos semanas de negociaciones en las que se filtraron audios suyos reconociendo la ayuda de Antonia Muñoz en las conversaciones con IU.

¿Se ha acostumbrado ya a su nuevo puesto?

Esta semana ha sido una primera toma de contacto. He estado visitando todas las delegaciones y he estado recibiendo mucha información. Estoy tratando de asimilarlo. Se puede decir que me he acostumbrado al nuevo cargo y he visto que la gente en la calle ha aceptado muy bien la nueva situación. La de antes estaba muy comprometida y teníamos que hacer algo. Todo ha derivado de que el anterior alcalde no fue capaz de mantener cohesionado a su equipo de gobierno

¿Qué opinión ha encontrado en la calle sobre su nombramiento?

Uno no debe de hacerse eco de todo lo que le dicen porque algunos de lavarán la píldora, pero me han comunicado que era un cambio que hacía falta porque Manilva estaba un poco parada y no terminaba de arrancar.

¿Encontró la situación del Ayuntamiento como esperaba?

Bueno, nos hemos encontrado algunas sorpresas. El primer día tuve un cambio de impresiones con el alcalde saliente, Diego Jiménez, y él nos aseguró que no se había pagado ninguna factura sin consignación presupuestaria; y así ha sido. Pero también nos encontramos muchas facturas sin pagar y sin consignación presupuestaria. Las estamos evaluando y seguramente las llevemos al primer pleno que se celebrará el día 1.

¿Se ha relajado un poco el tono de los últimos meses entre Compromiso y PSOE?

La verdad que sí. Han sido conversaciones cordiales. Nos ha informado de las cosas. Pero hilando con la pregunta anterior, nos hemos encontrado con un parón total en urbanismo. La delegación se ha dedicado a redactar proyectos de obras que querían poner en marcha durante año y medio, pero en cuanto a gestión, cero. Nosotros tenemos la prioridad de terminar con el problema de las viviendas diseminadas.

¿Las infraestructuras previstas seguirán su cauce o sufrirán modificaciones?

El proyecto de calle Mar sí sufrirá alguna modificación. Estamos estudiando si será peatonal, como quería el anterior equipo de gobierno, pero aseguramos que los coches deberán pasar por ahí. También trataremos de desbloquear la pasarela elevada de Sabinillas, un proyecto que redactamos nosotros en la anterior legislatura y que está atascado en la Demarcación de Carreteras.

¿Qué diferencias habrá entre el gobierno de Mario Jiménez y el de Diego Jiménez?

Yo creo que nosotros seremos más aperturistas. No vamos a poner trabas para que la oposición hable ni presente propuestas. Nosotros cuando estábamos en la oposición llevamos muchas mociones al pleno que se quedaron en el cajón.

Llegó a la alcaldía con el apoyo de IU tras salir del pacto con el PSOE. ¿IU acudió a Compromiso o fue al revés?

Bueno, fueron un par de semanas complicadas. Desde el pleno de octubre en donde mi grupo llevó la moción del IBI e IU la apoyó, se detectó que ya había fisuras importantes en el gobierno. Los que nos acusaban de que llevábamos un año hablando con otros partidos, pues es verdad, pero hemos hablado con PSOE, IU y las demás fuerzas. Incluso montamos un pleno extraordinario junto a la ASM.

Los concejales de Compromiso proceden de IU y crearon esta formación tras abandonar el partido junto a Antonia Muñoz. ¿Por qué el pacto con ellos es ahora y no fue en junio de 2015?

Seguramente las rencillas de la propia campaña electoral. Luchábamos por la misma bolsa de votos y se fue muy duro y agresivo en el tono. Sí tuvimos negociaciones y no fuimos capaces de llegar a acuerdos. Yo creo que ese debería haber sido el pacto natural, pero es verdad que en ese momento no hubo entendimiento. La verdad es que nos unen más cosas de las que nos separan y el tiempo ha puesto en su sitio las cosas.

Usted no era el número 1 en sus listas. ¿Cómo sale su nombre como candidato para ser alcalde?

En esas semanas empezamos a reunirnos con IU, pero también lo hicimos con el PSOE. Yo me ofrecí como persona de consenso y tengo que estar agradecido a la altura de miras del que fuera candidato a alcalde, Diego Urieta, que sigo pensando que hubiera sido un gran alcalde. Mi figura era la más cercana a IU.

El coordinador provincial de IU, José Antonio Castro, afirmó que IU pediría la alcaldía de Manilva. ¿Se llegó a producir esa petición?

Sí. En las primeras negociaciones el candidato a alcalde era Antonio Barragán. Pero como también hubo negociaciones con el PSOE, el baile político en esas semanas fue importante. Nosotros no hemos tenido contactos con la dirección de IU.

Durante esas semanas se vivió la filtración de audios suyos en la asamblea de su partido. ¿Cómo vivió esos momentos?

Lo pasé muy mal. Se filtró mi intervención y es como si te grabaran en tu casa. Yo defendía una postura, que era la del pacto con IU, y había otra que defendía el apoyo al PSOE. Como en todas las asambleas, se defienden las posturas políticas con toda la vehemencia posible, y ese era mi objetivo allí. El que me conoce sabe que normalmente no soy así. Sigo muy indignado, pero quiero olvidarlo y seguir teniendo la misma confianza en mis compañeros.

En unos de esos audios afirmaba que Antonia Muñoz actuó como intermediaria en las negociaciones con IU. ¿Afectó eso negativamente al pacto?

Yo no me avergüenzo de Antonia Muñoz ni de los doce años que compartí con ella en la política. En sus ochos años de alcaldesa creo que ha sido la mejor de Manilva y la evidencia está en las calles y en los barrios. No voy a renegar nunca de su época. Ella tiene ahora unos problemas judiciales importantes que el tiempo y la jueza pondrán en su sitio. Pero que Antonia esté en las negociaciones o dé algún consejo es hasta bueno para los políticos de ahora mismo. Ella tiene mucha sabiduría y mucha experiencia política y aceptamos su consejo, como el de cualquier vecino.

Temas