Diario Sur

El juez ordena internar en un centro de reforma a la madre de la bebé muerta en Marbella

Hospital Costa del Sol
Hospital Costa del Sol / Josele-Lanza -
  • Los otros cinco detenidos por el caso, todos miembros de la misma familia, han quedado en libertad con cargos

Un juez de Menores ha ordenado el internamiento de la madre de la recién nacida que murió el jueves en el Hospital Costa del Sol y que, según la autopsia, presentaba posibles signos de violencia. El magistrado acordó, a petición de la Fiscalía, el ingreso de la joven –que tiene 17 años– en un centro de reforma con carácter cerrado, la medida cautelar más restrictiva que se puede adoptar en la jurisdicción de menores. Los otros cinco detenidos por el caso, todos miembros de la misma familia, han quedado en libertad con cargos a la espera de ser citados por el juzgado de instrucción de Marbella que lleva la causa respecto a los adultos, según informaron fuentes próximas a la investigación.

La Policía Nacional ya ha entregado a ambos jueces el atestado con todas las diligencias instruidas hasta el momento y que apuntan a que la pequeña murió de forma violenta a tenor de las lesiones que se detectaron en la autopsia. Al parecer, la bebé, que según las primeras pesquisas nació con vida, presentaba varios traumatismos.

Todo comenzó el jueves por la noche, cuando la madre se presentó en urgencias del Hospital Costa del Sol e informó a los médicos de que había expulsado un feto en su domicilio. Como ayer avanzó SUR, la menor manifestó que no sabía que estaba embarazada –estaba de más de 30 semanas de gestación– y afirmó que se le había caído cuando se hallaba en el cuarto de baño. La recién nacida estaba dentro del vehículo en el que la familia, de origen boliviano, llevó a ambas al hospital. Algunas fuentes apuntaron que aún mostraba signos vitales y que falleció poco después del ingreso. Desde el centro sanitario avisaron tanto a la comisión judicial, para el levantamiento del cadáver, como a la comisaría marbellí, que se hizo cargo desde el primer momento de la investigación.

Tras la autopsia, que se llevó a cabo el viernes por la mañana en el Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga, los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional arrestaron a seis miembros de la familia: la madre de la bebé, su pareja y los padres de ambos.

La investigación parte de la hipótesis de una muerte violenta y, según las fuentes consultadas, las sospechas recaen principalmente sobre la progenitora. No obstante, las pesquisas siguen abiertas.

Segundo caso

Este es el segundo caso de muerte de un bebé que se investiga en la provincia de Málaga en menos de diez días. El pasado día 11, la policía detuvo a los padres de una bebé de tres meses que murió el jueves pasado en Málaga con signos de malos tratos y desnutrición. La pareja, ambos veinteañeros y de nacionalidad española, residía con la pequeña en el barrio de Puerto de la Torre.

La dirección del centro penitenciario de Alhaurín de la Torre, donde se encuentran los progenitores, ha decidido recluir a ambos en un módulo de aislamiento. Según ha podido saber SUR, la prisión ha optado por aplicar también en este segundo caso el protocolo de prevención de suicidios. El titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Málaga les atribuye presuntos delitos de asesinato y malos tratos.

La autopsia reveló que la menor había tenido una muerte violenta, ya que presentaba un traumatismo craneoencefálico. La lesión deja abiertas varias posibilidades, desde un golpe intencionado, el síndrome del zarandeo o una caída accidental, hipótesis esta última que los investigadores siempre consideraron menos plausible por la corta edad de la bebé.

Los forenses detectaron también los signos de desnutrición de los que ya habían advertido los pediatras del Hospital Materno Infantil, donde la niña ingresó el jueves –su padre se desplazó en autobús para llevarla– ya fallecida.