Diario Sur

El primer espacio de San Pedro para grandes montajes escénicos abrirá el próximo año

  • La rehabilitación de la azucarera de El Ingenio está concluida a falta de detalles interiores, pero el centro no se inaugurará hasta que se urbanice el entorno

En pocos meses San Pedro Alcántara contará con su primer espacio con capacidad y suficiencia técnica para albergar grandes montajes escénicos de teatro, música y danza. Estará situado en el extremo sur-oeste del núcleo urbano, en la calle La Morena, en el antiguo edificio de la azucarera de El Ingenio que estaba en desuso. Tras ocho meses de obra y un presupuesto de algo más de 570.000 euros, la rehabilitación encargada por el Ayuntamiento de Marbella encara la recta final. No obstante, el corte de cinta y la apertura de puertas al público tendrá que esperar. Antes será necesario equipar y amueblar el edificio así como ejecutar las obras de urbanización del entorno. Dos tareas que tendrán que ser incluidas en los Presupuestos Municipales de 2017.

La rehabilitación adjudicada a la constructora sampedreña Hermanos Palacios Millán S.L. avanza según el cronograma de obra y está a falta de detalles interiores. Como precisó a SUR el teniente de alcalde de San Pedro, Rafael Piña, tras la conclusión de los trabajos será necesario la adquisición de los materiales imprescindibles para el funcionamiento del espacio (desde las butacas a los equipos de iluminación o sonido, entre otros), y para lo que habrá de reservarse una partida específica dentro del presupuesto del Ayuntamiento de Marbella para el próximo año. Asimismo, antes de la inauguración el equipo de gobierno sacará a concurso las obras para la adecuación del entorno de la propia azucarera, un contrato presupuestado en 250.000 euros.

«Queremos inaugurar este año que viene, lo antes posible, pero habrá que esperar al acondicionamiento de las aceras, de todo el entorno de la azucarera, que está muy deteriorado», explicó el teniente de alcalde sampedreño. Piña, que a su vez es concejal de Cultura del Ayuntamiento de Marbella, afirmó que este será el primer gran centro escénico de San Pedro e hizo hincapié en el hecho de que su apertura permitirá ampliar la oferta cultural y atraer compañías con montajes más grandes que hasta ahora. A finales de los años 80 la edificación se rehabilitó para centro cultural y se realizaban representaciones y se impartían talleres de artes escénicas, pero el espacio se clausuró hace dos años al no ser un edificio adaptado para las personas con movilidad reducida. «Este será el primer centro de artes escénicas de San Pedro porque a lo que había no se le podía denominar como tal; no cumplía con la normativa de accesibilidad vigente y las butacas estaban a la misma altura del escenario, mientras que esta rehabilitación se ha hecho pensando específicamente en la posibilidad de albergar compañías a las que no había posibilidad de traer», afirmó Piña.

Con todo, el espacio será la mitad de pequeño que el Teatro Ciudad de Marbella que cuenta con 480 localidades. El centro escénico de la azucarera tendrá 243 butacas: 173 en la planta baja (donde se incluyen cuatro para personas con movilidad reducida) y 70 en el graderío superior.

Las obras acometidas han permitido distribuir los usos en dos espacios diferenciados para talleres y para representaciones escénicas, respectivamente. De un lado, los talleres se ubicarán en la torre, mientras que la sala para espectadores, el escenario y las dependencias vinculadas a las representaciones teatrales se situarán en la nave.

El centro contará con dos accesos públicos: uno desde el jardín exterior, ubicado en la torre, que hará de entrada a los talleres y a la sala; y otro desde calle La Morena, para el acceso directo al patio de butacas y evacuación de público. Se dispondrá además de un acceso restringido a personal y material escénico situado en el extremo oeste de la nave, en la cabecera del escenario, con acceso desde el exterior.

Independientemente a su uso como teatro, en la zona del vestíbulo se prevé la ubicación de un área de Interpretación en la que los visitantes podrán acercarse a la historia del edificio.

Según el planteamiento inicial del equipo de gobierno, el proyecto de rehabilitación y adaptación del inmueble debe servir para recuperar los valores arquitectónicos de la edificación histórica existente, aunque se agregarán elementos funcionales como un ascensor acristalado que permitirá acceder a la grada superior y a los distintos niveles de la torre.