Diario Sur

La oferta deportiva de Marbella crecerá con un rocódromo municipal de más de 10 metros de altura

La oferta deportiva de Marbella crecerá con un rocódromo municipal de más de 10 metros de altura
  • La instalación que se ubicará en el polideportivo Paco Cantos contará con distintos niveles de dificultad en 14 vías escalables

Marbella sumará en unos meses un nuevo atractivo para los amantes de la escalada: un rocódromo de más de 10 metros de altura en el polideportivo Paco Cantos que contará con distintos niveles de dificultad. El Ayuntamiento ha dado luz verde a la instalación con el objetivo de fomentar la práctica de esta disciplina que ya cuenta con numerosos aficionados en el municipio.

Según el pliego elaborado por los servicios municipales para el suministro e instalación del rocódromo, el espacio dará respuesta a la demanda de todos los usuarios, independientemente de su pericia, desde los que quieren iniciarse en la práctica de este deporte hasta los expertos, y para ello incluirá un total de 14 vías escalables.

Las medidas del rocódromo vienen recogidas en los planos anexos al pliego y aunque se traten de cálculos orientativos, el Ayuntamiento dispone que las mediciones no deben diferir sustancialmente de las ahí indicadas, ya que el propósito es optimizar al máximo el lugar escogido para dar forma al proyecto: la parte trasera de la pared de frontón del polideportivo.

El nuevo equipamiento tendrá una pared vertical, orientada a la iniciación o a escaladores principiantes, con una superficie aproximada de 158 metros cuadrados (m2); una segunda zona de desplome principiante con una superficie de 28 m2; otra de desplome avanzado para escaladores que buscan un nivel superior con 53 m2 y otra más de desplome avanzado y techos, para escaladores expertos, con una superficie de 55 m2.

La superficie elegida para desarollar el proyecto está formada por placas de hormigón de tipo alveolar, por lo que el rocódromo deberá contar obligatoriamente con una estructura adicional. Todos los paneles serán hidrófugos e ignífugos y habrá una plataforma para rápel, esto es, descensos rápidos mediante el deslizamiento por una cuerda doble sujeta en un anclaje. La instalación contará con un mínimo de 700 presas (agarres) que deben ofrecer una resistencia a la tracción de 400 kilos para garantizar la seguridad de los usuarios.

El rocódromo tendrá un techado completo de chapa de acero galvanizado y todo el perímetro estará vallado con una malla de dos metros de altura que incluirá una puerta de doble hoja.

El proyecto cuenta con un presupuesto máximo de licitación de 95.590 euros y un plazo de ejecución previsto de cinco meses. La financiación del contrato se hará con cargo a la partida correspondiente del Presupuesto Municipal para el ejercicio económico 2017.